Comprar por Internet ya es una práctica que está completamente integrada en nuestras vidas. Esto, hace unos años, podía parecer algo de ciencia ficción, ahora es algo tan natural como sacar al perro o ir al cajero a sacar efectivo. Esta era una tendencia que ya estaba al alza con la pandemia pero, con la cuarentena y a raíz de tener que estar encerrados en casa, lo de hacer un par de clicks para comprar cualquier cosa se acabó por convertir en la norma.

GIF by TipsyElves.com

Este método de compra a distancia presenta una infinidad de ventajas y podríamos estar horas enumerándolas… pero lo cierto es que también tiene un reverso oscuro que nos puede llevar a historias como las que os traemos hoy. Y es que no poder ver de primera mano el producto que vas a comprar puede salirte bastante caro (o, como mínimo, suponerte una decepción).

No es poco común que compremos un producto después de ver sus fotos en la página web en la que lo venden y, al llegarnos a casa, lo que nos encontremos sea algo muy diferente (y bastante más decepcionante).

Esto mismo lo ha demostrado la tiktoker @theekrimi, quien ha hecho un vídeo muy viral en el que muestra la diferencia que hay entre un vestido que compró y el que finalmente le llegó a casa. Y lo cierto es que es como para tirarse de los pelos.

Ella mostró primero la imagen del vestido que aparecía en la página web, en la que podemos ver a una modelo luciendo la prenda azul; hasta ahí, todo bien. “Esto es lo que quería”, asegura la joven, riendo en un intento desesperado por no llorar.

@theekrimi #pollypocket #foryoupage #fyp #foryou #viral #whatiwantedvswhatigot ♬ original sound – Kneely_Knight

“Esto es lo que he recibido”, señalaba a continuación y muestra un trozo minúsculo de tela azul, que fue lo que le llegó a su casa. Por lo que se puede ver en el vídeo, es imposible que ese sea el vestido completo… una manga, en cualquier caso.

Pero es que todavía hay un giro más. Y es que, después de todo esto, después de hacer un vídeo que ya acumula más de 7.5 millones de seguidores, la joven decidió probarse el vestido… ¡y resulta que le quedó perfecto, exactamente igual que el de la foto!

Como podéis ver en las imágenes, el vestido es bastante elástico y, a pesar de que queda un poco transparente, lo cierto es que el acabado es bastante parecido al que podía verse en la foto original.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO