Una de las secciones más populares de ‘El Hormiguero’ es aquella en la que llaman desde plató a una persona al azar y le hacen una pregunta: si acierta, se lleva 3.000 euros así, porque sí.

Lo único que tiene que hacer la persona es contestar correctamente a la siguiente pregunta: «¿Sabe usted qué es lo que quiero?». Si la persona responde «la tarjeta de ‘El Hormiguero'», se acabó, se lleva el dinero para su casa.

Este pasado martes, mientras el programa realizaba este concurso, ocurrió algo que no había ocurrido en todos los años que lleva activo el concurso. Y es que el hombre que contestó la llamada y que contestó correctamente, al anunciarle que había ganado el dinero, colgó el teléfono ante la sorpresa de los presentes.

Pablo Motos y los colaboradores del programa que se encontraban ese momento no se lo podían creer, no daban crédito a lo que estaban viviendo. Volvieron a llamar al hombre y este contestó, pero sin fiarse demasiado porque se pensaba que le estaban gastando una broma pesada.

Mucho dinero y muchas dudas

Pablo Motos, para intentar convencerlo de que era verdad, le pidió al hombre que encendiera la televisión y así podría comprobarlo, ya que estaban en directo. Él, por su parte, le dijo al presentador que no estaba en casa y que, por lo tanto, no podía hacer lo que le pedía: «Estamos fuera».

Motos siguió insistiendo en convencer al hombre de que la llamada era real, para lo que se sirvió de sus colaboradores. El Monaguillo, Luis Piedrahita y las risas del público intentaron convencerlo, pero lo cierto es que el hombre se mantenía receloso.

«¿Pero me los vais a ingresar ya? Porque voy muy justo de pasta». En ese momento el presentador, ya un poco harto de la situación, le preguntó directamente al oyente: «¿Te lo crees o no te lo crees?». Y el espectador, ni corto ni perezoso, contestó que «no».





Finalmente, Motos le dijo que si volvía a colgar no le daría el dinero, momento en el que el espectador cayó en la cuenta de que estaba a punto de perder mucho dinero y dijo: «Va me lo creo. Venga te lo compro».

Esta última respuesta fue la que despertó en Pablo Motos un deseo irrefrenable de dejar al espectador sin el dinero: «Es que me están dando unas ganas de quitarle los 3.000 euros…». La gente se lo tomó con humor y, tras un poco de cachondeo, el hombre reconoció que acababa de llegar a Miami, cosa que podía explicar su desconcierto.

El presentador valenciano, para zanjar el asunto de una vez, le dio la enhorabuena al concursante y lo despidió: «Bueno, pues acabas de llegar a Miami con 3.000 euros. Te van a tomar los datos. Felicidades».

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? ¿También desconfiaríais tanto en un situación así? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Marca.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO