Desde principios de 2010 hasta la fecha de hoy, en toda España han desaparecido decenas de miles de oficinas bancarias. Si nos vamos a datos de principios de 2019, en toda la península había 4.287 municipios sin acceso a este servicio. Puede que muchos estéis pensando que esto no supone un gran problema ya que, desde la comodidad de nuestro sofá, tenemos la posibilidad de hacer las gestiones a través de nuestros ordenadores, incluso de nuestros teléfonos móviles. Pero eso es no pensar en todas aquellas personas, normalmente mayores, para las que las nuevas tecnologías suponen una brecha de acceso importante.

A medida que los puntos presenciales de atención bancaria han ido desapareciendo, miles de personas de avanzada edad se han visto incapaces de hacer la mínima gestión con sus cuentas personales, llegando al punto de no poder ni sacar dinero del cajero. Esto ha provocado que muchos colectivos se hayan organizado para pedir a las entidades bancarias que se hagan cargo de esta importante brecha que están creando, ya que consideran que es el banco el que tiene que garantizar a sus clientes, de la forma que sea, el acceso al dinero que tengan en sus respectivas cuentas.

Oficinas en vías de extinción

A todo esto, las oficinas presenciales siguen desapareciendo y las entidades bancarias no parecen estar muy por la labor de ofrecer una solución a lo que, a todas luces, es un problema del que son responsables. Y es precisamente por eso que el hartazgo a impulsado a estos colectivos organizados a actuar.

Este pasado 5 de febrero fuimos testigo de la movilización bautizada como «Soy mayor, no idiota». Todo comenzó con un mensaje de WhatsApp que empezó a compartirse en forma de cadena y en el que, bajo ese lema, se pedía que ese día en concreto no se utilizasen tarjetas de crédito. El objetivo era manifestar de esta forma el descontento con el trato que los bancos estaban dando a la gente mayor.

«Soy mayor, no idiota»

Carlos San Juan, el jubilado de 78 años responsable de todo esto, se ha convertido en una de las caras más visibles de este movimiento. Él puso en marcha una campaña de Change.org que ya supera las 600.000 firmas, con el objetivo de hacer entender a todos los sectores implicados en esto la importancia de mantener suficientes oficinas presenciales abiertas.

Este mismo marte, San Juan acudirá al Ministerio de Economía y al Banco de España con sus firmas para presentar la petición: «Viajo a Madrid a registrar mis firmas para recordar a los bancos, al Ministerio de Economía y al Banco de España que somos 600.000 las personas que estamos pidiendo mejorar la atención en las sucursales bancarias, y aunque en estos últimos días se han anunciado pasos muy importantes, seguiremos recogiendo firmas en change.org/SoyMayorNOidiota hasta que las promesas de cambio se conviertan en realidad«, ha aseverado a Europa Press.





Mientras tanto (y a la espera de una pronta solución a este grave problema), se siguen dando situaciones como las que os mostraremos a continuación. En el vídeo, compartido en Twitter estas última horas, podemos ver el vergonzoso trato que recibe un hombre mayor al pedirle ayuda a un empleado de una sucursal bancaria. (Fuente: @bcnlegends.tv).

A vosotros, ¿qué os parece toda esta situación que están viviendo nuestros mayores? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Ara, InfoLibre.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO