Alicia, de 40 años de edad, llegaba al restaurante del amor de First Dates desde Valencia buscando «tranquilidad» y una persona que fuera sincera con ella: «Sinceridad ante todo, complicidad y diversión, básicamente como soy yo«.

Su cita era Sergio, un valenciano de 44 años que confesaba «haber vivido la ruta del Bakalao» y ahora estaba centrado en su empresa. Sergio llegaba con muchas ganas al programa y su chaqueta no pasó nada desapercibida desde que llegó: «como esta no hay otra, igual que yo, exclusivo y único en mi especie», decía.

¿La primera impresión de Alicia? «Lo he calado a la primera«, decía. ¿La de él? «Es el prototipo de chica que más o menos me gusta«. De momento, no había nada muy claro.

El estilo de vida de Sergio

Ya en la mesa, Sergio recordaba la gran experiencia que fue para él la llamada ruta del Bakalao. «Me daba unas fiestas que salía los viernes y volvía los lunes. Era increíble«, decía con cierta nostalgia.

Poco después, aseguraba estar harto de que las mujeres le fueran detrás por lo que tiene: «Cuando voy andando no tengo tanto afín con las mujeres, pero cuando cojo el coche me tiran las bragas hasta el parabrisas», decía. Alicia no podía evitar reírse y Sergio lo justificaba con orgullo porque «tenía un deportivo«.

En la sala aparte, Sergio seguía hablando de cómo su estilo de vida sorprendía a las mujeres: «Me duele una mujer que me conozca andando por la calle y luego se lleve la sorpresa de que tengo un piso, un Lamborghini, una moto y un alto standing de vida«, expresaba. Y, por si fuera poco, durante el relato se le escapó un eructo que dejó a Alicia descolocadísima.

Cuesta abajo

Parecía que Sergio y Alicia estaban teniendo una cómoda y divertida velada, pero la cosa se desmoronó. En otro momento de la cita, Sergio le preguntó si tenía niños, a lo que Alicia respondió: «trabajo de coordinadora en un centro educativo y me gustan los niños, pero no tengo. Decidí no tener en su día«.





Sergio, ni corto ni perezoso, soltó unos comentarios de lo más desafortunados: «Es que con 40 años que tienes, no me entra en la cabeza que no hayas tenido ningún hijo«.

«¿Pero qué tiene que ver eso? ¿Quién establece o quién dice que debo tener hijos?«, le preguntaba Alicia sin creer lo que acababa de escuchar y manteniendo la compostura en todo momento.

Pero eso no era todo: todavía faltaba un comentario machista de Sergio que soltó en la sala aparte del restaurante. «Se ha dedicado únicamente a lo que a ella le ha convenido, a la fiesta y a ser una picaflor«, decía.

Todo iba cuesta abajo

Y llegaba el otro tema importante de la noche: la música. Alicia es DJ en platos de vinilo y le preguntaba a Sergio cuáles eran sus gustos. Tampoco iban a coincidir en eso: «Me gusta todo. El reggaeton, el house, el techno«, decía Sergio. Los dos se habían dado cuenta de que no habían congeniado del todo, y el final de la cita ya lo podíamos prever…

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO