No hay nada más feo que darse cuenta de que tu pareja te está siendo infiel. Puede que empieces a detectar señales de que algo no va bien y que, un buen día, te des de frente con la realidad. Algo así fue lo que le pasó a la protagonista de nuestra historia de hoy, solo que hay tantos matices que tendréis que leer el artículo completo para entender la complejidad de la historia. Porque aquí NADA es lo que parece.

Lois Saunders (@loissa4), de 23 años, se sirvió de su cuenta de Tiktok para contar el día que se encontró un tampón en el dormitorio universitario de su pareja, Finn. Evidentemente este no era un producto para él, por lo que se pensó que le estaba siendo infiel y se puso a investigar de la forma más impredecible posible. Su método fue tan radical que, mientras que algunos usuarios de la red la tachan de heroína, otros no dudan en colocarle la etiqueta de psicópata.

Todo comenzó un día que Louis estaba sentada junto a su novio en la habitación de este. De repente, ella se echó hacia atrás y vio a lo lejos algo que llamó su atención: debajo del guardarropa había un Tampax con envoltura amarilla y unas pestañas postizas. Ella, con eso en la mano y con la boca abierta de par en par, le pidió explicaciones a su pareja.

Él se justificó diciendo que nunca había llevado ahí a otra mujer que no fuese ella y que, probablemente, eso pertenecería a la antigua ocupante de la habitación, que era una mujer.

Según ella contó en el vídeo, se pensó que Finn le estaba mintiendo porque, por lo visto, el tampón no tenía casi nada de polvo encima, por lo que ella dedujo que no podía llevar mucho tiempo ahí.

Fue en ese momento que ella decidió convertirse en detective y buscó el número de serie del tampón en Internet. Su pareja, desde el otro lado de la habitación, no entendía nada de lo que estaba pasando.

«Estaba sentada allí buscando en Google qué significaba el código en el costado del tampón y Finn estaba también ahí diciendo: ‘¿Qué diablos, estás loca?’. Pero yo necesitaba respuestas.», contó a sus seguidores en su vídeo.





Louis incluso compartió la captura de pantalla del correo electrónico que mandó a la compañía Tampax en el que les pedía información sobre el código que había encontrado en el producto de higiene… y ahí fue cuando toda esta historia cambió por completo.

Por lo visto y según le contestó la compañía, ese tampón había sido fabricado el 11 de diciembre de 2019, mucho tiempo antes de que Finn se mudase a la habitación y, por lo tanto, sí debió ser propiedad de las chicas que ocuparon anteriormente esa habitación.

El vídeo ya ha sido visto por más de 8 millones de personas y, como os podréis imaginar, provocó reacciones de todo tipo: desde los que alabaron las dotes detectivescas de Louis… hasta los que dijeron que era una ‘red flag’ con patas.

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? ¿Qué pensáis de este tipo de actitudes en pareja? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Ok Chicas.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO