Una joven de los Estados Unidos, tras perder de forma prematura a su hermana, desarrolló una costumbre para sobrellevar su duelo: ella le enviaba mensajes de texto a su viejo número de teléfono como una forma de comunicarse con ella. A pesar de que nunca iba a recibir una respuesta, esto aliviaba un poco el profundo dolor de esa pérdida. El problema llegó cuando, un buen día, recibió una contestación completamente carente de empatía de ese mismo número al que ella escribía.

Faith Sidman, oriunda de Oregon, decidió contar en un vídeo de TikTok la amarga experiencia que vivió hace unos días. Como ella misma contó en la red social, estuvo mandando de forma regular mensajes de texto a su hermana desde que esta falleció.

«He pensado mucho en nosotras durante el día de hoy. Te quiero», es solo un ejemplo de los numerosos mensajes que ha ido mandando a ese número a lo largo de todo este tiempo. Como resulta evidente, esta práctica tenía como objetivo hacer todo este duelo algo más llevadero.

En el vídeo, Faith muestra la conversación unidireccional que mantenía con su hermana hasta que, un buen día, recibió un mensaje de ese mismo número. «Te equivocaste de número», le alertaron. Por lo visto, el número de teléfono de su hermana le fue asignado a otra persona, práctica relativamente habitual cuando un número de teléfono queda desocupado.

«Lo siento. Mi hermana falleció hace dos años y yo todavía le mando mensajes de texto Pensé que el número se encontraba fuera de servicio. No enviaré más SMS», contestó Faith. La conversación podría haber terminado ahí y, de hecho, podría ser hasta un intercambio de mensajes razonable… pero el nuevo propietario del número añadió: «Este número pertenecía a un negocio. Por favor, deja de mandar mensajes»… ¿De verdad era necesario un mensaje así?

El vídeo donde se nos cuenta toda esta historia fue publicado por Faith el pasado 5 de enero y, a lo largo de estos días, ha ido consiguiendo mucha repercusión, acumulando ahora mismo más de 6.4 millones de reproducciones.

 





 

Aquí os dejamos el vídeo:

En una entrevista para el portal Daily Dot, Faith ha expresado que «la contestación del mensaje estuvo realmente fuera de lugar» y que esto no era más que una forma de aliviar el gran dolor que ha sentido por dentro durante todo este tiempo. «Me costó aceptar que ella se ha ido, pero fue una buena liberación poder enviar un mensaje de texto a su número como si todavía estuviera aquí. Después de recibir ese SMS, solo hizo que su ausencia se sintiera aún más real, y que esta persona fuera completamente antipática no ayudó», explicó al medio estadounidense.

En su entrevista también le preguntaron por qué no había querido decir el nombre del negocio desde el que le habían dado esa cruel contestación, a lo que ella respondió con que no quería causarles ningún problema.

«No creo que sea necesario hacer un escrache al negocio porque, aunque ellos sean poco morales, tenían razón. Ya no es su número. Tampoco me siento cómoda publicando el número por la misma razón, aunque también porque aunque ya no lo sea, para mí sigue siendo su número», señaló al Daily Dot.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Qué pensáis de los mensajes enviados por el negocio a la joven? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥