Pasar tantas horas delante de las cámaras a veces provoca que sus colaboradores se olviden de dónde están y acaban soltando por su boca cosas que pueden tener duras consecuencias. Por si los juzgados tuviesen poco trabajo, muchas veces se llenan de casos mediáticos surgidos en los platós de televisión. Las celebrities recurren muchas veces a la justicia para ver si pueden sacarse algún dinero extra. 

Injurias y calumnias, derecho al honor, intromisión de la intimidad… Todo esto, son motivos por los que los famosos se atreven a denunciar a programas de televisión o a algunos de los trabajadores que colaboran en ellos. Muchas veces la jugada les sale mal, pero otras se acaban desembolsando una buena cantidad económica. Esta semana, algunos habrán llorado tras conocer la resolución de un juez.

María José Campanario y Jesulín de Ubrique ganan la batalla judicial a Mediaset

Dos sentencias han salido a la luz durante los últimos días. La primera tendría que ver con los colaboradores Gustavo González y Diego Arrabal, pero aquí la cadena en la que trabajan no está de por medio. Los dos hombres tienen una agencia que se llama Diegus S.L. que se dedica a gestionar su trabajo como paparazzis fuera de la pequeña pantalla. Unas comprometidas fotos de Mariló Montero, que no llegaron a salir a la luz, han sido las responsables de esta condena. 

Al parecer, ambos fotógrafos habían conseguido unas imágenes de la presentadora de televisión semidesnuda en un recinto privado. Por este motivo y por otras fotografías que irían contra en el honor de la periodista, un juez ha estimado que tanto Gustavo como Diego tendrían que pagar, nada más y nada menos, que un total de 340.000€. Esta condena sería la más alta de la justicia española relacionada con el mundo del corazón.

Después de este varapalo, los colaboradores no son los únicos que esta semana se han debido quedar con cara de póker. María José Campanario y Jesulín de Ubrique denunciaron hace tiempo a Mediaset, por su contenido en programas como ‘Sálvame’ o ‘Viva la vida’. En estos espacios se estuvo hablando de una posible ruptura del matrimonio y de una infidelidad que habría podido suceder entre la pareja.

La pareja pidió una indemnización de 500.000€

El enfado de ambos llevó a denunciar a la cadena por intromisión ilegítima al derecho a la intimidad y a la propia imagen. A pesar de que la pareja pidió una indemnización de medio millón de euros, María José Campanario y Jesulín de Ubrique recibirán una cantidad menor, pero que seguramente va a ser más que satisfactoria para sus bolsillos.

El diario ABC, que ha tenido acceso a la sentencia, ha explica su resolución: «5.000 euros a cada demandado por invasión de su intimidad personal y familiar en el programa ‘Sálvame diario’ emitido el 29 de enero de 2019, y otros 185.000 por el contenido de varios espacios, como ‘Viva la vida’ y distintas versiones de ‘Sálvame’ (Limón y Naranja) ofrecidos entre el 10 y el 15 de febrero de ese mismo año».





Por último, os dejamos con un divertido vídeo de hace tan solo unos días en ‘Sálvame’. Los colaboradores llevan a Carmen Borrego en volandas por el plató:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo deportivo

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥