Los precios de los alquileres están por las nubes. Esto no es un secreto y, de hecho, no es algo que pasa solo en nuestro país, sino prácticamente en todo el mundo. Encontrar un piso para tener un techo bajo el que caernos muertos puede costarnos un riñón, pero si además queremos que el piso esté en una gran ciudad, lo más probable es que tengamos que vender hasta la cera de nuestras orejas.

Rent The Movie GIF by RENT

Podemos toparnos con un piso de apenas 20 metros cuadrados por más de 300.000 euros, o uno en alquiler con el retrete en medio de la cocina por más de 1.000 euros al mes; una auténtica barbaridad.

Si echamos un vistazo en cualquier plataforma dedicada a la venta y el alquiler de inmuebles, lo más probable es que nos echemos las manos a la cabeza y eso de vivir con nuestros padres no se antoje algo tan desagradable.

De todas las ofertar abusivas que inundan internet, hoy os traemos una que nos ha dejado con los pelos de punta. Se trata de un piso en Nueva York que cuesta más de 2.000 dólares y que como veréis en las fotos de más abajo, tiene cosas tan ‘fascinantes’ como una ducha en la sala de estar en lugar de en el baño. Cosas de la arquitectura precaria.

Lo cierto es que, en las imágenes, podemos ver que el piso, de entrada, no pinta nada mal: una vivienda bastante grande, bien iluminada y con una cocina bastante decente, con unos armarios en los que cabe de todo… pero es que claro, la ducha, con una puerta de cristal y una barra para la ducha en medio del salón… pues como que desentona un poco con el resto.

«Cuando pagas 2.200 dólares y tienes que ducharte en la sala de estar», escribió Claudia Degteva, la agente inmobiliaria de neoyorquina que compartió la historia en su cuenta de TikTok @claudia_nycagen.

Aquí tenéis la ducha en cuestión:





La publicación, como ya os podréis imaginar, se viralizó muchísimo en la red social china, donde la mayoría de usuarios se han preguntado exactamente lo mismo: ¿cómo son posibles este tipo de cosas? ¿Quién en su sano juicio iba a alquilar algo así?

Y es que, recordemos, este piso cuesta la friolera de 2.000 dólares al mes… y ni siquiera tiene una ducha en condiciones. Esta claro que, por más que se trate de una ciudad como Nueva York, el precio de muchas viviendas es absolutamente abusivo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO