Ayer, una vez más, el día de Reyes fue el colofón final de las fiestas de este año. Cada mañana del 6 de enero, los más pequeños de la casa se despiertan a primera hora de la mañana para comprobar si los Reyes Magos han pasado por su casa. La cara de los niños es todo un poema y para muchas familias es el día más feliz de todas las Navidades con diferencia. Ahora toca esperar un año para volver a repetir ese mágico momento.

Ha sido precisamente durante la noche de Reyes cuando ha sucedido una historia que ha conmocionado a todo Twitter por lo descabellada que es. La amiga de una chica, ha publicado en su cuenta unas capturas de WhatsApp de la conversación que han tenido en un grupo. Una de ellas ha tenido una noche mucho más «mágica» de lo normal y su historia hará que no des crédito a lo sucedido.

«Menos mal que no lo vio por la mañana», dijo Sara sobre la dedicatoria que le había escrito a su padre

Sara es una joven que la noche de 5 de enero decidió salir de fiesta al sitio al que solía ir con sus amigas. Entre copa y copa, la cosa se fue caldeando hasta que el alcohol empezó a hacer efecto en su cuerpo. «Vale, ayer estuve en nuestro bar pub de confianza. Me emborraché tanto, tío», comenzó contando a sus amigas por el grupo a la mañana siguiente. El punto de partida de la historia es algo imprescindible para entender todo lo sucedido.

«Salí con los regalos de Reyes de mis padres, porque los compré por la tarde y no pasé por casa», continuó contando Sara. Clara, que estaba al otro lado de la pantalla esperando a ver cómo seguía la cosa contestó: «Es que la veo venir». Al parecer, no debe ser la primera vez que la joven sorprende a sus amigas con una de sus historias, pero esperamos que no todas sean como esta.

«Llego a casa, abro el regalo de mi santo padre porque quería escribirle una dedicatoria», dijo Sara. De seguido, mandó varias fotografías de las cinco páginas que le había escrito en el libro. La letra era totalmente ilegible y cuando se dio cuenta a la mañana siguiente decidió arrancar las páginas: «Menos mal que no lo vio por la mañana». Pero eso no es todo, la historia cada vez era más surrealista.

«Shhhh, que está tu amigo durmiendo», le dijo su madre a la mañana siguiente

«Cuando llegué escondí los regalos y no los encontraba. Esto no acaba. A las 5 de la mañana decido hacerme dos test de antígenos». Sus amigas no podían parar de reírse y Sara continuó contando: «Y yo pensando que lo había soñado. Voy a la papelera y veo ahí la p*** caja del test». «Esto no acaba», le advirtió de nuevo a sus amigas. «Me levanto con mi poca dignidad. Voy a darle el regalo de Reyes a mis padres, después de encontrarlos porque hice una p*** yincana y me dice mi madre: ‘Shhh que está tu amigo durmiendo'».

Las amigas no daban crédito y Sara contó el desenlace de la historia: «Y yo pensando en a quién metí en casa. Voy a abrir la puerta y no había nadie. Me lo había inventado. Y mis padres toda la mañana sin hacer ruido pensando que estaba mi amigo«. La historia ha impactado a muchos usuarios de Twitter, donde la publicación ya ha superado y con creces los 30.000 likes.





Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO