Alquilar un piso siempre es un proceso bastante complicado y exasperante. Los precios están por las nubes y, si buscas algo más o menos céntrico en alguna gran ciudad (y en alguna no tan grande), lo más probable es que tengas que vender un riñón para poder pagar la inicial de un zulo. Y quizá ni así.

Empezamos a mirar anuncios en páginas webs a ver si, por lo que sea, damos con una ganga. Vamos mirando las fotos de los inmuebles que están a nuestra disposición y, como a poco, nos vamos agarrando a la silla para no caernos de culo: son un auténtico desastre. Y exactamente eso es lo que le pasó al protagonista de nuestra historia de hoy.

@ElZulista, nuestra cuenta de confianza para tratar este tipo de estafas inmobiliarias, ha compartido la captura de un anuncio de Facebook en el que ofrecían una habitación de alquiler en Castellar del Vallès, Barcelona… y lo cierto es que no se me ocurre quién podría estar tan desesperado como para alquilar eso (y quien podría tener tanta cara como para llamarlo ‘habitación’.

tiny house cribs GIF by Much

La habitación en cuestión se mostraba a un precio de 150€ al mes, lo que para muchas personas podría parecer un ‘chollo’. Pero es que claro, esto es lo que piensas hasta que abres la foto del anuncio y es entonces cuando te echas las manos a la cabeza. Lo que se nos intenta vender como una ‘habitación’ no es más que una cama minúscula encajonada entre dos paredes, peor que si fuese una ratonera.

“Buenas noches zulistas! Hoy os traemos zulo habitación ideal para lo que tenéis el sueño inquieto o para los fans de la escalada, las paredes serán vuestro mayor desafío”, señala con humor el tuitero en su publicación (y es que, en este caso, lo de ‘zulo’ le va al pelo).

La publicación, como ya os podréis imaginar, ha generado todo tipo de reacciones… y lo cierto es que no es para menos. Como habéis podido ver en las fotos, hay que tener la cara más dura que el cemento reforzado para ofrecer eso en alquiler. Si es que no da ni para aparcar una bicicleta.





“Me sobra la puerta, se debería poder entrar por una trampilla oxidada”, señala con sorna uno de los usuarios. “Me imagino cambiando las sábanas y dejándote los nudillos en la pared”, señalaba otro.

Aquí os dejamos algunas de las mejores reacciones:

 

A vosotros, ¿Qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥