Por suerte o por desgracia, hablar de los anuncios del Idealista se ha convertido ya en toda una tradición en esta página. Es muy habitual que, de entre toda la oferta de inmuebles de esta página (y de otras parecidas), surjan de vez en cuando algunos casos que llaman la atención por sus condiciones, su precio, su localización o los requisitos que se piden para entrar.

Hay veces que el piso es un auténtico desastre y eso se puede apreciar desde la primera foto que comparten. Pero es que, en otras ocasiones, aunque la cosa no desentone demasiado en un primer momento, cuando te fijas, empieza a hacer aguas por todas partes. Exactamente eso es lo que le ha pasado al caso que os traemos hoy.

Gracias al perfil de Twitter de @ElZulista, el cual se encarga de denunciar algunos de los casos más surrealistas e indignantes de estafas inmobiliarias, hemos podido descubrir esta maravilla del diseño de interiores.

Y es que, como podéis ver en las fotos, el piso no tiene precisamente mala pinta ya que está bien remodelado, limpio y con un mobiliario de primera. Pero es que, en este caso, no hemos de fijarnos en el qué, sino en el cómo. Y es que, de todas las cosas que hay colocadas por el piso, hay una que desentona bastante: la cama.

En los pisos pequeños, por lo general, se intenta aprovechar el espacio al máximo… pero ni tan calvo ni con dos pelucas: lo que hacen aquí es una locura. El piso está dividido en dos pequeñas plantas y, en la de arriba, en el espacio que queda entre la escalera y la puerta del patio interno, hay una cama flotando medio incrustada contra la pared. La cama, además, es bastante corta.

Y es que la cama está apoyada encima de una barandilla, debajo de la cual está la cocina y, para acceder a la cama, necesitas subir otra pequeña escalera. Puede que no sea algo terriblemente antiestético, pero es muy, pero que muy raro.

No hay duda de que dormir en esa cama tiene que ser toda una experiencia y, que si algo no podemos reprocharle al arquitecto encargado de esto, es que ha aprovechado cada rincón de la casa. Ahora, entre dormir ahí y en la celda de una prisión, puede que no haya demasiada diferencia.





“Sabemos que os gusta lo intrépido, por eso hoy os traemos zulo con cama trapecista! Ideal para el salto del tigretón”, escribían los amigos de El Zulista.

Aquí os dejamos algunas de las mejores reacciones:

 

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥