‘¡Ahora caigo!’ fue uno de los programas más emblemáticos de la historia de nuestra televisión. El espacio presentado por Arturo Valls nos acompañó por las tardes durante toda una década hasta que, hace unos cuatro meses, llegó a su final. Hace unos días os hablamos de cuáles habían sido los motivos detrás de esta cancelación y cómo había sido el propio presentador valenciano el que había, al fin, aclarado todo ese asunto. Pero es que lo que os vamos a contar hoy es todavía más loco.

Cuando ya pensábamos que era imposible sacar más historias de un programa que lleva meses fuera del aire, ahora va y aparece una mujer de Sevilla asegurando que vio a su hija perdida concursando en el espacio de Antena 3.

Al parecer, dicha hija fue dada por muerta al poco tiempo de su nacimiento, pero esta señora asegura que una de las mujeres que fueron a concursar era inequívocamente su hija y que esta, teniendo esto en cuenta, estaría viva.

Algo no cuadra, según ella

Sus sospechas son claras: su bebé no murió cuando nació, sino que se lo robaron para hacer algo con él. Y es que ella no duda de que la mujer que vio en pantalla era en realidad su hija, nacida en 1990 en el Hospital de Sabadell.

La mujer asegura que su bebé falleció apenas tres meses después de nacer y que nunca le dejaron ver el cadáver. Ahora, con estas pruebas visuales en sus manos, está convencida de que, en realidad, se lo robaron.

Ella piensa llegar hasta le fondo de este asunto y, de hecho, se está movilizando con su abogado para reclamar al hospital toda la documentación de su caso y del de su hija, con tal de esclarecer qué fue lo que pasó realmente aquel trágico día.

De momento, la única prueba con la que cuenta es que la concursante que ella vio en la tele guarda un gran parecido físico con otra de sus hijas. En base a eso, llegó a la conclusión de que debía ser su hija presuntamente robada en el hospital.

El abogado de la mujer sevillana explicó que, en 1990, ella acudió a un centro médico de Sabadell para dar a luz, pero que poco después necesitó «una transfusión de sangre debido a una prematuridad extrema».

Su hija tuvo que permanecer ingresada tres meses en el centro para ser tratada de las complicaciones de su prematuridad pero, desgraciadamente y según le informó el hospital, acabó falleciendo. El abogado señala, respecto a este punto, que a ella «no le dejaron ver el cuerpo de su hija fallecida, sólo le entregaron un féretro cerrado con los restos, que fue enterrado en Sabadell», según declaraciones a El Español. En la actualidad, la mujer residen en Sevilla junto a sus otras dos hijas.

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO