La llegada de las Navidades, para la mayoría de las personas, es un momento de alegría y jolgorio: toca reunirse alrededor de una mesa para disfrutar de una comilona junto a nuestros seres queridos y abrir regalos. Pero esto, para los profesionales del sector de la hostelería, no siempre es así. Y es que, en una época en la que los restaurantes se llenan de cenas de empresa y cenas familiares, las hostilidades hacia los trabajadores de los restaurantes aumentan.

Si algo hemos comprobado a lo largo de todo este tiempo es que, en muchas ocasiones los clientes no tienen la empatía y la consideración mínima que, por puro sentido común, deberían tener.

Precisamente esto es lo que nos demostró la historia que, hace unos días, compartió la cuenta de Twitter @SoyCamarero. Y es que, por lo visto, unos clientes no quedaron muy contentos con su experiencia en un restaurante y acudieron a Google para dejar una review tremendamente negativa… aunque los propietarios del establecimiento no dudaron en aclarar cual había sido realmente la situación. Y lo cierto es que la cosa cambia bastante.

En la crítica podíamos leer lo siguiente: “poco cualificado ante situaciones fuera de lo común”. Lo cierto es que, solo con esa frase, es bastante complicado hacerse a la idea de lo que pasó, por no hablar de que, además, puntuaron al restaurante con tan solo una estrella. Por suerte, los dueños estaban atentos para explicar lo que realmente había pasado.

Y es que, por lo visto, esta misma crítica la recibieron de tres personas que compartían una misma mesa y, la situación que se catalogaba de ‘fuera de lo común’ hacía referencia a una señora mayor que había perdido el conocimiento durante el servicio.

Los responsables del establecimiento, ante la emergencia de salud, tuvieron que improvisar: «Esto ha hecho que abriéramos la puerta para que la señora, que insistimos, estaba INCONCIENTE, recibiera aire fresco».





Por lo visto, los clientes que escribieron la reseña y que se encontraban presentes en el momento “no se molestaron en ayudar” y se limitaron a insistir en que “cerraran la puerta porque ellos tenían frío”, indicaron los propietarios en su respuesta. 

“Esto, que a cualquiera le parecería surrealista, vosotros lo habéis repetido hasta la saciedad. En una situación ya de por sí tensa, que ha acabado con la señora yendo en ambulancia al hospital, nos bombardeáis con 4 valoraciones negativas”, señalaron los propietarios antes de añadir, en un claro tono irónico, una última petición: “un poco de humanidad y menos egoísmo para 2022”.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Qué pensáis de esta surrealista situación? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥