A estas alturas de la vida ya deberíamos tener más que claro que los tatuajes son palabras mayores. Muchas personas deciden tatuarse día tras días sin tener en cuenta las posibles consecuencias de una mala decisión. Y no lo decimos por lo de tatuarse, que está genial, sino por lo que decides llevar en tu cuerpo para siempre. Ya sabemos que existe el láser y que gracias a la tecnología es posible borrar el rastro de un tatu del que queremos olvidarnos, pero la piel no vuelve a ser la de antes.

Sellar con tinta el nombre de un novio o una novia, no puede traer más que disgustos en un futuro. Por si acaso, es mejor reservar el cuerpo para tatuajes con los que vayamos a sentirnos cómodos el resto de nuestra vida, o por lo menos intentarlo. Esto ha sido exactamente lo que le ha pasado a la mujer que protagoniza la siguiente historia. ¡No podrás dejar de leer!

«Mi novio estaba muy sorprendido», contó en su Instagram

Kazumi es una joven mujer de 25 años que cuando estaba a punto de cumplir el primer aniversario con su novio, decidió darle una sorpresa que seguramente nunca olvidará. Se tatuó su nombre en la parte interior de labio, una lugar que cada vez está más de moda entre los amantes de los tatuajes. «Me hice el tatuaje aproximadamente un mes antes de nuestro primer aniversario. Mi novio estaba muy sorprendido», contó la joven a todos sus seguidores de Instagram.

«En ese momento no estoy tan seguro de si él estaba feliz de verlo, pero yo estaba demasiado enamorada para darme cuenta», continuó diciendo Kazumi. Todo iba sobre ruedas hasta que algo inesperado pasó en su relación y también quiso compartirlo en sus redes: «Desafortunadamente, aproximadamente una semana después me enteré de que había dormido con su compañera de trabajo cuando ella me envió un mensaje confesándome todo».

La noticia le calló a la joven como un jarro de agua fría y su reacción fue correspondiente a su enfado: «No hace falta decir que veía todo rojo y estaba furiosa. Me sentí extremadamente traicionada y sorprendida». Lo más inquietante de esta traición fue que Kazumi le había propuesto a su novio con anterioridad que pasasen a tener una relación abierta: «Él siempre fue un ferviente creyente de que quería ser monógamo, así que en la relación yo era la única que quería ser poliamorosa».

Le propuso a su novio tener una relación abierta

Kazumi fue la primera sorprendida de la infidelidad porque, a ojos de ella, tenían una relación perfecta y sin problema: «En ese momento, mis amigos y yo pensamos que el tatuaje era increíble. Mi ex y yo tuvimos una relación muy tumultuosa; por fuera parecíamos la pareja perfecta. Pensé que éramos fogosos y apasionados. Pasé tiempo decidiendo qué regalarle como tributo».

Seguro que la joven ha aprendido más de una lección sobre esta historia y es que los tatuajes con nombres pueden llegar a ser muy traicioneros. Y tú, ¿te has tatuado alguna vez le nombre de alguna ex pareja?





Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: UPSOCL

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥