La forma de comunicarnos entre nosotros ha cambiado por completo en los últimos años. Antes, si queríamos quedar con nuestro amigo Juanito, teníamos que llamar al teléfono fijo de su casa y decirle que bajase al parque en media hora. Ahora, lo más probable es que tengamos una decena de opciones para comunicarnos: una llamada a su móvil, un audio por WhatsApp, una llamada por Zoom, un mensaje por el chat del Lol o lo que sea; las posibilidades son casi infinitas.

Y es que precisamente este exceso de vías de comunicación ha provocado que, muchas personas, cuando tienen que contestar a una llamada, entran en pánico absoluto. Este fenómeno psicológico, según los últimos estudios, afecta cada vez a más personas.

La ‘telenofobia’ y cómo nos afecta

¿A nadie le ha pasado que, al recibir una llamada, prefiere dejarla pasar y mandar luego un mensaje de texto o un audio? El hecho de que cada vez nos llamamos menos y nos mensajeamos más ha provocado que, en muchas ocasiones, descolgar el teléfono se nos haga muy cuesta arriba.

La ‘telenofobia’ no es algo que aparezca de la noche a la mañana, sino que suele surgir como un ‘efecto colateral’ a un trastorno mayor como puede ser el miedo a hablar en público.

Sergio García Soriano, psicólogo clínico, explicó esto al detalle en una reciente entrevista para 20minutos«Suele ser un miedo a hablar en público, a hablar con más personas, suele ser una fobia social y, dentro de esta fobia social, podemos decir que un subgrupo tiene telenofobia».

Según cuenta el experto en salud mental, el auge de este trastorno coincidió con el auge de las llamadas telefónicas, hará cosa de unos 10-15 años. Cuando las llamadas fueron quedando en un segundo plano en detrimento a la mensajería, este fenómeno no desapareció, aunque sí se redujo considerablemente.

Según indica García Soriano, parte de la explicación a esto podría encontrarse en el deseo de control del hablante: en un mensaje de voz o escrito, se puede meditar y controlar mucho más lo que se dice y cómo se dice, cosa que no ocurre en una conversación en la que las dos personas hablan en directo.





«En muchos casos, detrás de este complejo, se esconde el querer controlarlo todo. Pero la comunicación no se puede controlar, lo que uno va a decir y el otro le va a responder, eso es una obra de teatro, la vida tiene una espontaneidad y ellos, lo que no toleran, es salirse de un esquema que no controlan.», señala el experto.

Algo que afecta particularmente a los millenials

Un test realizado por OpenMarkt a este respecto arrojó el resultado de que hasta el 75% de los millenials siguen este tipo de comportamiento, prefiriendo mandar un mensaje de texto antes de hacer una llamada telefónica o tener que contestarla.

Cabe destacar que, cuando hablamos de ‘telenofobia’, no nos referimos solo al hecho de preferir mandar un mensaje porque una llamada puede hacernos perder tiempo u obligarnos a dar una respuesta inmediata, sino que tiene que darse una situación de verdadero pánico a la hora de descolgar el teléfono y establecer la comunicación con la otra persona.

Es muy probable que todos los que estéis leyendo estas líneas, si recibís ahora mismo una llamada, sintáis una sensación de hastío, prefiriendo dejar que deje de sonar y optar por contestar luego, cuando os apetezca, con un mensaje o un audio. Y estas son cositas a las que nos tendremos que ir acostumbrando a medida que la tecnología se integra más y más en nuestras vidas.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Creéis que podéis sufrir de telenofobia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Xatakamovil.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥