El cómico gallego David Suárez se sienta hoy en el banquillo de la Audiencia de Madrid, acusado de un delito de odio por un comentario hecho en Twitter en el que bromeaba sobre las personas con síndrome de Down. La Fiscalía pide para el humorista una condena de un año y diez meses de prisión y más de 3.000 euros de multa.

Recordemos que todo esto se tendría que haber resuelto el pasado 4 de mayo, día en el que estaba previsto que se celebrase la vista, pero a petición de la Fiscalía el Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid la suspendió y elevó una consulta a la Audiencia Provincial, preguntando si era posible juzgar la causa en esta instancia, ya que era competente para este tipo de delitos. Finalmente, se acordó que así fuera. Y así es que vamos a parar hasta el día de hoy.

En el escrito de la acusación de la Fiscalía se califica el tuit de Suárez, publicado el 18 de abril de 2018, como «contenido humillante y vejatorio». Recordemos, el comentario era el siguiente: «El otro día me hicieron la mejor mamada de mi vida. El secreto fue que la chica usó muchas babas. Alguna ventaja tenía que tener el síndrome de Down».

El Ministerio Fiscal sostiene que este comentario se hizo con «evidente desprecio hacia el colectivo de personas con síndrome de Down» desde un perfil público que, en junio de 2019, contaba con más de 77.000 seguidores. Hasta ese preciso día, la publicación había generado 10.000 comentarios, 4.778 retuits y 13.793 «me gusta», según se recoge en el escrito.

La Fiscalía ha considerado esta publicación de Suárez como un delito contra el ejercicio de los derechos fundamentales del artículo 510.2 del Código Penal. En dicho artículo se recogen penas que pueden ir desde los seis meses a los dos años de cárcel, siempre que se considere que se atenta contra la dignidad de las personas mediante cualquier tipo de acción que entrañe humillación, menosprecio o descrédito por motivos racistas, antisemitas, de ideología, religión o creencias, situación familiar, orientación o identidad sexual, por razones de género o por enfermedad o discapacidad.

La petición de la Fiscalía va más allá y pide también que, durante el tiempo de condena, Suárez no pueda ejercer su profesión como humorista en redes sociales, además de otros 5 años de inhabilitación para ejercer como docente o cualquier oficio educativo en cualquier ámbito, ya sea docente, deportivo o en su tiempo libre.





A vosotros, ¿qué os ha parecido todo este caso? ¿Qué pensáis de que se juzguen este tipo de chistes? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Periódico.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥