No hay duda de que la mayoría de nosotros, si tiene que decir cuál es el animal marino que más le aterra, lo más probable es que el ganador (y de calle) sea el tiburón. Y es que la reputación que tiene este animal dentro de la cultura popular es bastante mala (y, en parte, se la debe a Steven Spielberg, pero ese es otro tema).

Bite Sharks GIF by Shark Week

La cuestión es que, si nos vamos a los datos, las muertes anuales por ataque de tiburón son prácticamente inexistentes: este año, hasta el momento, se han registrado 63 ataques de tiburón, seis de los cuales han resultado en el fallecimiento de la víctima. Además, la mayor parte de los mismos se dieron en los Estados Unidos y Australia, países con una densidad de escualos muy alta.

Y es que la mayoría de tiburones no van pululando por el mar buscando a bañistas para pegarse una buena merienda. Pero es que claro, si nos metemos en su hábitat, empezamos a tocarlos, a molestarlos y a sacarnos selfies con ellos, pues puede que la cosa se complique.

Katy Perry Shark GIF

A lo largo de estos años en Internet, hemos visto muchos vídeos de personas nadando peligrosamente cerca de estos animales, en muchas ocasiones, sin saber que lo estaban haciendo (cosa que da todavía más mal rollo). Pero pocas veces hemos visto algo como lo que os mostraremos a continuación.

Y es que, desde hace unas horas, circula por la red un vídeo de una mujer que se está bañando en el mar de las Maldivas… justo encima de DECENAS de tiburones que restan pasivos ante sus braceos. Esto, evidentemente, ha dejado a la gente con las nalgas torcidas.

En un primer momento, como puede parecer comprensible, los usuarios criticaron la temeridad de la bañista, que no solo ponía en peligro su vida, sino que también perturbaba la calma de esos animales.

Pero es que todo esto cambió un poco (no demasiado) cuando se reveló que el banco de tiburones era de la especie ginglymostoma cirratum, llamados comúnmente tiburón enfermera o tiburón gato, una especie que, en principio, resulta inofensiva para los seres humanos.





La poca agresividad de estos animales se debe a que esta especie de tiburón tiene una boca muy pequeña, por lo que solo se alimenta de animales pequeños, cosa que no representa una amenaza para animales más grandes… como la protagonista del vídeo.

Sin embargo, que uno de estos animales no se pueda comer a una persona no implica que, en un momento determinado y si se sienten amenazados, puedan atacar de forma defensiva, pudiendo provocar heridas muy dolorosas a la víctima.

El vídeo, compartido por la cuenta de Oceans lovers, ha sido un auténtico éxito y, en este preciso momento, ya acumula casi 100.000 reproducciones y más de 9.000 ‘me gusta’, por no hablar de los centeneras de comentarios que comentan lo que ahí se muestra.

Eso sí, desde la página, en la que acostumbran a compartir contenido relacionado con el mar y los animales que lo habitan, avisan de que esta es una práctica que, por espectacular que parezca, no se debe repetir bajo ningún concepto, tanto por el bienestar propio, como por el de los animales cuyo hábitat se está invadiendo.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Haríais algo parecido? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥