Vivimos en una época en la que, por fin, se ha abierto la puerta a que cada persona pueda querer a quien quiera, disfrutando plenamente de su identidad sexual. Es cierto que todavía queda mucho camino por recorrer y que, lamentablemente, el trabajo está a medias. Pero de lo que no hay duda es de que esa puerta, una vez abierta, ya no se puede volver a cerrar.

Y es que somos un mundo muy diverso en el que las etiquetas de ‘heterosexual’ y ‘homosexual’ se quedan cortas, por lo que hemos tenido que ‘inventarnos’ otras para dar encaje a la gran cantidad de matices que tenemos los seres humanos a la hora de querer.

Es muy probable que la mayoría de nosotros, de una forma u otra, hayamos escuchado hablar de la bisexualidad, la pansexualidad o la asexualidad, pero es bastante poco probable que hayamos oído hablar de antrosexualidad. Y es que, en caso de que no conozcas las particularidades de esta orientación sexual, hoy te las contaremos.

La etimología de esta palabra, como puede parecer evidente, hace referencia al humano «antro», cosa que podemos encontrar en otras palabras con raíces griegas como “antropomorfo”, que significa “con forma humana”.

Partiendo de esta base, esta orientación sexual hace referencia a que no se tiene claro el tipo de persona por el que se siente atracción sexual, por lo que abarcamos a todo el espectro de variaciones que conforma la humanidad.

Lo que caracteriza a esta orientación es la posibilidad de que, con el tiempo, aquello que nos pueda resultar atractivo vaya cambiando: puede que, en un momento de nuestras vidas, nos sintamos atraídos por los hombres heterosexuales, pero que, con el tiempo, pasemos a sentir atracción por las mujeres; y así con cualquier variación.

Una persona antrosexual puede generar vínculos con cualquier persona, independientemente de la orientación sexual que esta tenga. Lo que prima es la variabilidad y la conexión emocional, independientemente de cualquier otra cosa.





La diferencia con la pansexualidad sería que la persona antrosexual no está segura de su orientación, ya que se encuentra en una constante exploración interna. La conciencia sexual está en un segundo plano.

La persona antrosexual prioriza el aspecto afectivo, dejando muy de lado todo lo que tenga que ver con el aspecto físico. Muy dentro de aquella línea de ‘enamorarse de la persona’.

Gay Pride GIF by Hello All

Y es que este tipo de orientaciones sexuales siempre han existido, la diferencia es que, ahora, todas son reconocidas y no hay un estigma tan grande a su alrededor. Lo que antes se escondía, ahora se acepta y se respeta.

Por último, os dejamos parte de un vídeo del canal de Youtube Bluecinante donde nos explican otras orientaciones sexuales:

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Upsocl.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥