Cada negocio tiene su propia forma de incentivar el consumo. Si eres un bar, cafetería o restaurante, puede que te toque enfrentarte a la bajada del consumo por parte de la pandemia, las restricciones sanitarias y, lo peor de todo, a las personas que se tiran toda una tarde en la terraza con un cortado. Contra esto último, el bar que protagoniza nuestra historia de hoy ha encontrado una solución que ha dado mucho que hablar.

El bar de Bilbao Pepit&To (@Pepito_bilbao) lleva funcionando desde finales de 2015 y, desde entonces, ha aguantado todas las embestidas que ha dado el mundo en estos casi seis años. El local, regentado por Luna Berría, se ha popularizado recientemente en redes sociales a causa de los cartelitos que pega en cada una de sus mesas, y en los que informa del tiempo que, aproximadamente, se tarda en consumir cada cosa.

En los carteles se nos informa de que, por ejemplo, una cerveza se puede tomar en unos 25 minutos, mientras que si pasamos a un café, la cosa podría estar lista en 15. Una copa más grande, como un cubata, podría tenernos enganchados a la silla unos 35 minutos, mientras que si, además, pedimos un bocadillo, el tiempo podría ampliarse hasta los 40.

Algo que hay que dejar muy claro es que, como bien aclara la dueña del local, esto no es una norma que los clientes deben cumplir: “Nosotros no presionamos y la gente tampoco hace caso del todo, pero es para que los clientes tengan conciencia de que se necesita consumir para que la gente rote y nosotros podamos facturar. No vamos al cliente a decirle que se vaya, es para que se den cuenta que no pueden estar una hora con un café”, explica Berría en una entrevista concedida al Huffpost.

La propietaria del negocio hostelero también cuenta que cuentan con ‘tan solo’ cinco mesas fuera y espacio para unas 10 personas dentro, por lo que la rotación de clientes es fundamental para poder facturar: «Lo colocamos [el cartel] para que vaya rotando la gente, vayan consumiendo y no se quede una persona con una caña 50 minutos, que a veces pasa”, asegura la dueña en su entrevista.

Y es que Berría se guía únicamente por el sentido común y, con su cartel, invita a que sus clientes hagan exactamente lo mismo porque, en el fondo, así ganan todos… y es que, como resulta lógico, que alguien ocupe toda una tarde una mesa con un cortado por el que paga 1,5€, pues como que no es rentable para nadie.

La mayoría de los clientes, al parecer, no se toman este cartel como algo personal y, de hecho, el bar tiene una recurrencia bastante notoria de clientes asiduos. Eso no evite que, según cuenta la dueña, de vez en cuando aparezca alguien que se ‘ofende’ por el cartel: “A ese se le explica bien y por lo general lo acaba entendiéndolo”, asegura.

Y es que, si estamos hablando ahora de todo esto, es gracias a Ionan Pérez (@notelies), cliente habitual del establecimiento y el hombre que compartió el cartel en Twitter, abriendo así el debate en el que ahora nos vemos sumergidos.





“Vivimos en la era del desmarketing extremo”, señalaba el tuitero, dando inicio así a una conversación que ha puesto encima de la mesa una serie de temas de lo más interesantes. Pérez, también entrevistado por El Huffpost, reconoció que es un enamorado del bar y que disfruta mucho de sus bocadillos y sus ‘cañas bien tiradas’, y que para nada la publicación iba con mala intención.

De hecho, el tuitero defiende que la gente tiene que ser consciente de que, tras la crisis de la pandemia, hay que ayudar en la medida de lo posible al sector de la hostelería. Y, en ese sentido, el tema de la rotación de las mesas es fundamental. “En Bilbao se hace mucha vida de estar de pie y tras la pandemia eso no se podía, así que es comprensible que pongan este tipo de carteles”, aseguraba al medio digital.

Seguro que esto es algo que Mr. Bean no lograría entender (ni queriendo):

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo este asunto? ¿Qué pensáis de este tipo de carteles? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥