Dwayne Johnson se ha convertido en el actor Midas de Hollywood: todo lo que toca lo convierte en oro. Y es que el exluchador de la WWE, en estas últimas dos décadas, se ha ido posicionando como uno de ‘los imprescindibles’ que todo buen blockbuster de acción hollywoodense necesita.

Cabeza rapada, tatuajes maoríes por todo el cuerpo y, sobre todo, una musculatura pétrea brillante… y es que no por nada este señor recibió en su momento el apodo de ‘The Rock’; si fuese un pokémon, sería un Machamp. Y es que Dwayne no para de esculpirse en el gimnasio.

En una reciente entrevista para la revista Esquire con motivo del estreno de su nueva película, ‘Red Notice’, el actor reveló una de las manías que tiene a la hora de pasarse largas jornadas en el gimnasio… y lo cierto es que nos dejó a todos de lo más confundidos: tiene la costumbre de orinar en botellas de plástico.

Detrás de lo que podría parecer una guarrada (que nadie niega que lo sea un poco), se esconde un motivo que, en realidad, tiene bastante sentido desde el punto de vista de la optimización deportiva.

Lo primero que dejó claro fue que solo utilizaba botellas de agua viejas, las cuales desechaba después del entrenamiento, y que lo hacía porque, básicamente, no hay lavabo en la mayoría de gimnasios en los que entrena (el que tiene en su casa es poco más que una carpa llena de máquinas).

Johnson es consciente de que los gimnasios son un caldo de cultivo de malos olores: “hace calor, hay sudor y suciedad”, pero ese no es motivo suficiente para mear en una botella, por lo que añade que, además, esto tiene mucho que ver con el tema de la hidratación.

Y es que, para el nivel de deporte que hace Johnson, requiere de una hidratación constante, cosa que le provoca tener que ir al lavabo a evacuar en más de una ocasión durante cada uno de sus entrenamientos.





«Por lo general, me mantengo bastante hidratado. Necesito ir mucho al baño. No mucho, pero probablemente un par de veces durante un entrenamiento tengo que ir al baño. Así que lo hago en la botella», ha asegurado el actor que cobra de media 20 millones de dólares por cada película en la que aparece.

Y es que el actor está de racha: este año, con Jungle Cruise, ha conseguido uno de los mayores éxitos de taquilla (sobre todo teniendo en cuenta la pandemia), acaba de estrenar la película cara de Netflix y, el año que viene, dará el salto al mundo de los superhéroes con Black Adam.

A vosotros, ¿qué os parece esto de hacer pipi en una botella de plástico? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥