La resaca de la pandemia se está marchando al fin… pero está dejando paso a la resaca de los bares, las discotecas y los botellones. Y es que la normalidad, lentamente, está volviendo a nuestras vidas.

Tras pasar más de un año viviendo en una especie de burbuja de mascarillas y gel hidroalcohólico (muy pesada, pero extremadamente necesaria), ahora vuelve a ser normal encontrarse a gente por la calle de camino a alguna fiesta o, simplemente, pululando borracha. Y exactamente eso es lo que le ha pasado a nuestra protagonista de hoy.

Resacón en Donosti

Una usuaria de Twitter ha publicado un mensaje en el que compartía con sus seguidores lo que le había pasado caminando por su ciudad… y ha desatado las carcajadas de miles y miles de personas.

Es una de esas anécdotas muy breves, de apenas unas tres líneas, pero que representan perfectamente un sentimiento que todos hemos tenido alguna vez al ir borrachos por esta vida.

Y es que el éxito de la publicación ha sido tal que, en este preciso momento, ya acumula más de 35.000 ‘me gusta’ y 2.000 ‘retweets’, por no hablar de los comentarios, algunos de ellos también bastante divertidos.

Según contaba la tuitera, un hombre ‘borrachísimo’ se le había acercado para preguntarle en qué ciudad se encontraba, momento en el que ella le contestó diciéndole que estaba en Donosti, a lo que el hombre reaccionó con un “Fua, no me jodas”. Maravilloso.

“Me ha venido un tío borrachisímo a preguntar en qué ciudad está, le digo estás en donosti y me dice “fua no me jodas”… me estoy muriendo de la risa”, escribía @badneskaa en la red social del pajarito azul.





Todos hemos pasado en algún momento por una borrachera de esas en las que no sabes ni cómo te llamas. Si encima, estás de turismo, la cosa se puede complicar bastante más, como es el caso de la historia que hoy nos ocupa.

Como suele pasar en la red social del pajarito azul, las respuestas a la publicación no tienen desperdicio. Algunos usuarios, por ejemplo, se han lamentado de que no le tomase el pelo al hombre diciéndole que estaban en otra ciudad. Otros, en cambio, se pusieron a elucubrar sobre qué podía haber llevado a ese hombre a esa situación… y lo cierto es que la mayoría de apuestas iban en la misma dirección: una despedida de soltero.

Como con muchas historias que se cuenta en Internet, lo más probable es que esta siga sumergida en el misterio y que, como siempre, tengamos que buscar una explicación en nuestra imaginación. ¿Y no es eso bonito?

 

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥