Está claro que la crisis económica que ha dejado la pandemia lleva haciendo estragos desde el comienzo de esta. Muchas personas han tenido que acudir a comedores sociales o pedir ayudas para poder salir del paso. Cada vez son más los cierres de negocios que vemos por las calles y las empresas que ponen fin a su trayectoria.

La hostelería muchas veces es una de las profesiones más precarias y con peores condiciones laborales. Sin duda, junto al turismo, fueron los más perjudicados por la pandemia. Por fin, tras muchos cierres y falta de clientes, parece que muchos negocios empiezan a ver la luz y dejar atrás los malos tiempos vividos durante los dos últimos años.

Una persona robó varios brioches de una bandeja

La precariedad muchas veces te puede llevar a hacer cosas que de otra manera no haríamos y seguramente este ha sido el caso del protagonista de esta historia. Alibabar es una cafetería de la ciudad de Pistoia en Italia. Allí, los trabajadores cada mañana se despiertan bien temprano para que todo esté apunto para la hora del desayuno. Una mañana, el pastelero se encontraba preparando brioches cuando sucedió algo inesperado.

El pastelero colocó varias bandejas de los dulces que estaba cocinando, pero se dejó una fuera para colocarla después. Cuando fue a hacerlo, se dio cuenta de que los brioches no estaban, alguien se los había llevado. El día comenzaba del revés para él trabajador, pero la historia acabaría dando un giro inesperado para los responsables del local.

A la mañana siguiente, cuando este pastelero estaba de nuevo preparando todo de cara a la apertura de la cafetería, uno de los trabajadores se encontró una nota junto a un billete de diez euros dentro de una de las cajas donde ponen los dulces. «Hola, perdón, la otra mañana tenía hambre y no tenía dinero», escribió el ladrón mostrándose arrepentido. El billete de diez euros correspondía al precio exacto de los brioches que se llevó.

«Nos gustaría ayudarlo de alguna manera», han dicho desde la cafetería

Los trabajadores del local aprovecharon el momento para denunciar la mala situación por la que atraviesan muchas personas en Italia. «Gente obligada a ‘robar’ por hambre, y volver con dignidad a pagar la deuda. Tristeza infinita», decían el responsable de la cafetería al contar la anécdota. A pesar del incidente, los trabajadores querían darle una oportunidad a la persona que hizo el robo: «El mensaje es anónimo, pero desde el bar hacemos un llamamiento: para ti hemos preparado una oferta de trabajo como ayudante de pastelero, ven a visitarnos al bar«.

La noticia corrió como la pólvora y muchos medios de comunicación se hicieron eco de ello. De momento, la cafetería Alibabar aún no ha conseguido dar con la identidad de la persona que robó los brioches. Lo que está más que claro es la buena voluntad de este local que ha afirmado lo siguiente: «Apreciamos su gesto. Nos gustaría ayudarlo de alguna manera. ¡Lo estamos esperando!».





Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥