Cuando uno se encuentra en según qué sitios del mundo tiene que tener cuidado y estar alerta a cualquier cosa que pueda suceder en su entorno. A lo largo de los cinco continentes que existen se encuentra una flora y una fauna muy variante. Desde el gélido glaciar hasta el ardiente desierto muchas especies distintas cohabitan con los seres humanos.

En la selva y en el mar se suelen encontrar los animales más peligrosos del mundo. Al final ellos están en su hábitat y no es natural que las personas intervengan en su día a día. Se dice que a día de hoy no hemos llegado a conocer todas las especies de animales que se viven en el mar y en los parajes selváticos ocurre lo mismo.

El lago do Amor en Campo Grande de Brasil es uno de los más peligrosos

Los ataques de los animales siempre son una de las cosas más virales y vistas de todo internet. YouTube está repleto de videos de mordicas de cocodrilos, tiburones o serpientes y el daño que pueden llegar a causar es irreparable. Muchas personas se han llegado a quedar sin alguna de sus extremidades en este tipo de ataques, incluso han perdido la vida por el camino.

En muchos de los países en los que hay zonas peligrosas se recomienda no entran en según qué sitios. Es el caso de un hombre que cruzó los límites de lo recomendado y se acabó llevando un buen susto que podría haber acabado mucho peor. Por eso, siempre hay que seguir las recomendaciones indicadas, de no hacerlo la situación podría llegar a ser terrorífica.

En Brasil se encuentra el lago do Amor en Campo Grande, un espacio en el que está totalmente prohibido nadar. Aunque alrededor de él se encuentran bastantes carteles que indican la prohibición, un bañista se saltó las normas y quiso correr uno de los peligros más grandes de los lagos brasileños. Muchos de ellos están repletos de peligrosos caimanes con los que no querrás cruzarte.

El caimán le dio un mordisco en el brazo derecho

Willyan Caetano se encontraba por la zona cuando pudo observar la escena que decidió grabar con su teléfono móvil. Un caimán corría hacia el hombre que estaba nadando para llegar a la orilla. En las imágenes se puede observar perfectamente la velocidad que llega a alcanzar el reptil, que en muy pocos segundos consigue llegar al bañista. Los caimanes pueden llegar a alcanzar los 48 kilómetros por hora.

Cuando el animal consiguió alcanzar al joven, le dio un mordisco en su brazo derecho. Es en ese mismo momento cuando el hombre se dio cuenta de la presencia del caimán y enseguida intentó alcanzar la orilla. Por suerte, la distancia que tenía que recorrer hasta llegar a tierra firma era bastante poca. Tras ese primer mordisco, el animal se paró en seco y decidió no continuar con su ataque. 





Aunque todo quedó en un susto tremendo, el bañista podrá recordar la anécdota como un gran susto en el que las consecuencias no llegaron a ser muy graves. ¿Cómo habrías reaccionado tú de ser víctima del ataque de un caimán?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥