Buscar trabajo siempre resulta un proceso largo, tedioso y cansado. Nos postulamos a un montón de puestos y cruzamos los dedos para que nos devuelvan algún correo dándonos la enhorabuena por haber sido escogidos o que, en el peor de los casos, nos digan que no están interesados y nos permitan así descartar definitivamente esa opción.

Miramos la bandeja del correo de forma incesante, y pocas cosas hay más frustrantes cuando vemos que no nos llega absolutamente nada: ¿nos han elegido o no? Precisamente esto fue lo que le pasó a la protagonista de nuestra historia de hoy… al menos durante 8 años. Ahora lo entenderéis.

Por lo general se dan esas dos opciones: que nos comuniquen algo -ya sea bueno o malo- o que no nos digan absolutamente nada y pasen de nuestra cara. Lo que es menos normal es que tarden casi una década en contestarnos… y que sea para rechazarnos.

Una década de espera

Zoe Buckwell, en 2013, estaba buscando trabajo, por lo que solicitó un empleo a través de Linkedin. El detalle es que, por más tiempo que pasó, no recibió respuesta, por lo que pensó que el proceso de selección estaba cerrado y que, por lo tanto, le habían dado el puesto a otra persona. ¿Qué ha pasado ahora? Pues que, ocho años después, la empresa al fin se ha dignado a contestarle con un inesperado mensaje.

«Qué gracioso, recibí una notificación en Linkedin de que un trabajo por el que pregunté en 2013 no estaba interesado jaja. Mejor tarde que nunca. Me encanta la forma en que todo sale siempre como debe ser», contó Zoe en un post en su perfil de Instagram.

Lo curioso de todo esto es que tendría algo más de sentido si la empresa, ahora, necesitase a alguien del perfil de Buckwell y, mirando antiguas candidaturas, diesen con la suya. Pero contestarle para decirle que no la seleccionan… eso ya no tiene ningún tipo de sentido.

La respuesta de la empresa, como os podréis imaginar, se ha viralizado por toda la red, provocando miles de reacciones de usuarios que no pueden creerse lo que están viendo. Si en algo coinciden todos es en el desconcierto de que se hayan tomado esta molestia ocho años después. Pero bueno, en ocasiones, la vida nos sorprende de formas completamente inesperadas.





Lo mejor de todo esto es que, ahora, Zoe es una empresaria de éxito. Es una emprendedora en el Reino Unido, donde gestiona un pequeño emporio de productos de belleza naturales. Es probable que, de haberla aceptado en aquella oferta, ahora su vida fuese muy diferente.

Y es que a veces es mejor que no te digan nada a que contraten para estar en una oficina como esta:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥