Durante los últimos tiempos, la polémica sobre la okupación de las viviendas está más latente que nunca. La subida de precios de los alquileres, la precariedad laboral y el acumular varias crisis económicas a nuestras espaldas ha hecho que muchas familias se vean con una mano delante y otra detrás. En muchos casos, la necesidad lleva a hacer cosas que no son de buen gusto, como tener que okupar una vivienda.

Con la llegada de la pandemia y su crisis posterior, muchas personas han perdido su puesto de trabajo y no estamos en el mejor momento para encontrar un nuevo empleo que nos permita hacer frente a los gastos normales que una persona tiene que acarrear. La exagerada subida de la luz es otro de los factores que hacen más complicado el llegar a fin de mes.

El debate de la desokupación está a la orden del día

En los últimos meses, nos hemos acostumbrado a ver en televisión cómo varias empresas que se dedican a desokupar viviendas son contratadas por los propietarios de los pisos que han sido okupados para desalojar a las personas que viven en él. Este hecho, acaba generando situaciones desagradables, incómodas y a veces hasta violentas.

La regulación de los precios de los alquileres es uno de los temas más polémicos de nuestro tiempo. En muchas comunidades autónomas se han puesto varias leyes en vigor que impide la inflación de los precios mientras que en otras, todavía queda por hacer para contentar a todo el mundo. La construcción de viviendas sociales es una de las cosas que más urge para que todos podamos pagar un precio asequible por el lugar en el que vivimos.

Hace a penas tres días, un nuevo vídeo de una desokupación se hacía viral en internet. La Asamblea Popular de Leganés (@APLeganes) publicaba en Twitter de un nuevo episodio de desalojo. En las imágenes se ve cómo empresa Bastión Desokupa intenta desokupar a una familia del lugar en el que actualmente viven.

Bastión Desokupa intenta desalojar una vivienda y se hace viral

«Mamá, ¿qué está pasando?», son las primeras palabras que se escuchan en las imágenes. Una niña pequeña se muestra asustada por lo que está ocurriendo. El padre se acerca a la puerta ante los golpes que están dando desde fuera. Se puede comprobar cómo el padre de la familia ha puesto los dos candados de seguridad que tiene la puerta para no ser abierta.

Entre los duros golpes que se escuchan procedentes de fuera, el padre les informa que están en mitad de un proceso judicial y les pide respeto ante la orden de un juez. «Que salgas ‘pancho’ de mierda», le dicen desde fuera al hombre de origen latinoamericano. El padre sigue intentando poner fin a la situación diciendo: «Usted no puede venir y atacar a mi familia ni a mi hija que está presente aquí. Está actuando como un matón».



Ante las palabras del señor, desde fuera les dicen: «Deja de vivir en okupación y así tu hija no sufrirá por tu culpa. Tú eres el culpable de todo esto». «Usted está agrediendo a mi familia», dice el padre de la niña que sigue presente durante lo ocurrido.

En un segundo vídeo subido por la misma cuenta, se escucha como desde fuera les dice: «Todos los días vamos a estar aquí». Durante las imágenes se puede comprobar cómo, de manera ofensiva, los encargados de desalojar la vivienda se refieren a los miembros de la familia como «frijolitos» en reiteradas ocasiones y entre risas.

Una vez publicados los vídeos, la Asamblea de Popular de Leganés informa que solo un juez puede echarte de tu casa okupada y que ningún vecino ni persona anónima puede impedirte entrar en tu casa okupada. Finalmente, la Asamblea cuenta que los encargados de desalojar la vivienda se fueron cuando llegaron personas organizadas del barrio.

Por último, os dejamos con la segunda parte del video que la cuenta de twitter @APLeganes ha compartido con sus seguidores: