En esta página ya os hemos contado con anterioridad historias en las que queda bastante claro que, en la mayoría de ocasiones, el amor no entiende de edades (siempre que estemos dentro de la legalidad, ya me entendéis). La cuestión es que, con el tema de la diferencia de edad entre una persona y su pareja, suele haber muchos prejuicios… y precisamente eso es lo que le ocurre en su día a día la pareja formada por Lauren Kenn, de 34 años, y Bill Kenn, de 58.

Por más que una pareja esté completamente compenetrada en una relación sana y estable, si la diferencia de edad es la suficiente, tendrá que enfrentarse a diario a comentarios, miradas indiscretas y críticas de su entorno cercano: familiares y amigos pueden no ver esto con buenos ojos y, en algunos casos, nos lo harán saber de una u otra forma. Y esto puede llegar a ser un infierno.

Lauren Kenn, nacida en Kirkcaldy, Escocia, tiene que defender su matrimonio casi a diario de los prejuicios de los que la rodean. Según contó a The Sun, los 24 años que la separan de su marido son ‘demasiado’ para algunos… aunque esto, según declara, no debilita en absoluto el amor que se tienen.

Ambos comenzaron la relación hace 8 años y, como os podéis imaginar, la mayoría de los familiares de la joven desaprobaron la unión: consideraban que la diferencia de edad era demasiado abismal.

Ellos, como podréis ver en las fotos, no se dejaron llevar por todo esto y siguieron guiándose por el corazón. Y la verdad es que no les ha ido nada mal: están casados y tienen una hija en común llamada Emily-Rose.

“Desde que Bill y yo nos juntamos, hemos lidiado con muchos juicios. Pero hemos aprendido a reírnos y eso solo nos ha hecho más fuertes. Bill es el amor de mi vida y sé que estamos hechos el uno para el otro“, explicó Lauren en su entrevista.

Por lo visto, ambos empezaron a ver que había química entre los dos cuando, al hablar, se dieron cuenta de que compartía su amor por la música, el baile y canto; con estos tres ingredientes, era imposible que algo no surgiese. Ella acababa de salir de una relación muy tóxica y él estaba divorciado y con cinco hijos, por lo que decidieron darse una oportunidad para conocerse.



Por suerte para Lauren, el apoyo de sus padres fue casi inmediato: “Mis padres se sorprendieron al principio. Mi papá era especialmente cauto con todo este tema y me dijo que Bill era demasiado mayor para mí y que yo podía conseguir a cualquier otro hombre que quisiera. Pero afortunadamente, cuando conocieron a Bill unas semanas después, lo adoraron“.

Por lo visto, fueron sus amistades las que se mostraron más hostiles con todo esto y, sobre todo al principio de la relación, le hacían chistes hirientes. Cuando se topan con desconocidos, en ocasiones, la cosa también se complica: “a Bill se lo confunde constantemente con el abuelo de mi hija. Pero ahora nos reímos“.

A ella no le importa en absoluto todo esto y, a pesar de que preferiría que la gente lo viese con más normalidad, es consciente de que queda mucho camino por delante para que esto sea así: “Bill es lo mejor que me ha pasado y su edad nunca me importará“, zanjó ella.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Qué pensáis de este tipo de relaciones? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Upsocl.