Borrachos, peleas o gente maleducada son situaciones que muchas veces tienen que soportar los camareros de bares, discotecas y demás. Todos hemos sido espectadores de situaciones de mal gusto que han puesto en compromiso a los trabajadores de cualquier local.

Si alguna vez has trabajado de cara al público es muy posible que en algún momento te haya llegado alguien queriéndote pagar con monedas de céntimos. Cuando menos te lo esperas, siempre aparece alguien con su bolsita de monedas que te hace contarlas una a una. 

Esto le pasó a un camarero de un bar que al parecer no le sentó del todo bien. Una mañana, un cliente entró en su cafetería y pidió un sándwich para llevar. Cuando fue a pagar, lo hizo únicamente con peniques. Desconocemos el motivo de por qué pagó de esa manera, pero lo que sí que sabemos con certeza es que al camarero quiso cobrarse su particular venganza.

Al camarero no le sentó bien que el cliente pagase con monedas pequeñas

Un usuario de Twitter recibió un mensaje de uno de los trabajadores de la cafetería donde ocurrió la historia. «Un chico que trabaja en Jaguar pagó su almuerzo con monedas de 10 peniques esta mañana», escribía el twittero en su red social. Hasta ahí todo bien, pero la sorpresa llegó cuando el usuario continuó con el mensaje: «Así era su sándwich cuando lo abrió».

No queremos imaginarnos la cara del cliente cuando abrió el papel para disfrutar de su desayuno: un rico sándwich de salchichas. ¡Sorpresa! El camarero había partido en dieciséis trozos el sándwich.

Nada más publicar la foto de lo ocurrido, el tweet comenzó a virar por las redes sociales y otros usuarios comenzaron a compartirlo. La publicación ya ha alcanzado los más de 17.000 likes y ha sido compartido por más de 1.000 personas.

El debate sobre la venganza comenzó en las redes

Después de hacerse viral, mucha gente ha sacado la cara por el chico que pagó con monedas su desayuno. «¿No es triste que alguien tenga que pagar su cena en 10 peniques? ¿No te sientes mal por él?», escribía una usuaria de la red social del pajarito mientras otro decía: «Es bastante revelador de nuestra sociedad que nos burlemos de una persona trabajadora que tiene que pagar su almuerzo con una colección de monedas pequeñas, en lugar de pensar en ayudar a ese pobre tipo».

El debate sobre lo ocurrido está en el aire y había ambas posturas entre los comentarios. Una persona, a favor de lo que había hecho el camarero comentaba: «Puedo respaldar este tipo de mezquindad».



Esperamos que el cliente se tomase con humor la venganza del camarero, pero también entenderíamos que le sentase un poco porque desconocemos cuál es la situación que llevó a tener que pagar con tantas monedas. Y tú qué piensas, ¿estás de acuerdo con lo que hizo el camarero?

Seguramente no habría sido tan sencillo vengarse de Mr. Bean:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Marca