La forma en la que nos criamos es muy importante para entender cómo será nuestra personalidad en un futuro. Todos hemos vivido broncas de nuestros padres por no hacer los deberes, por salir al parque sin avisar o por no prestarle nuestros juguetes a nuestros hermanos.

Pero también hay cosas menos ‘evidentes’ que, en cierta forma, pueden ser bastante más significativas en nuestro desarrollo emocional que todo lo anterior: no recibir un beso por parte de nuestro padre, un abrazo de nuestra madre o una señal de aprobación cuando hacíamos lo que se esperaba de nosotros; es entonces cuando pueden empezar a brotar las inseguridades.

Sad A Christmas Story GIF by filmeditor

Las carencias que tenemos de pequeños pueden transformarse, ya en nuestra vida adulta, en comportamientos tóxicos que pueden ir dirigidos a las personas que nos rodean, pero también hacia nosotros mismos. Ahora lo entenderéis.

La importancia del afecto

Ana María Ángel Esteban, sexóloga que colabora con ‘El Español’, explica que hay ciertos comportamientos por parte de los padres que pueden influir en nuestra personalidad adulta.

La forma en la que nos premian o nos castigan puede ser determinante a la hora de moldearnos, pero también el cariño que nos proporcionan y, sobre todo, el que NO nos proporcionan. Y es que a las carencias afectivas las carga el Diablo.

Sad Season 9 GIF by The Office

Si las cosas se tuercen mucho durante nuestra infancia, puede que desarrollemos personalidades bastante disfuncionales, con tendencia al capricho, la frustración o la tiranía. Y eso, como os podréis imaginar, no es demasiado bueno para nadie.

La psicóloga Ángel Esteban destaca el hecho de que, en los casos en los que no hubo afecto, pueden acabar desarrollándose conductas más impulsivas y egoístas. Esto, por lo general, solo resuelve el problema de forma superficial por lo que, al final, la ansiedad y las inseguridades acaban volviendo.

Doctor Who Reaction GIF



Los primeros años son la clave

Las manifestaciones de cariño de nuestros padres son especialmente importantes en los primeros años de nuestra vida. Cuando no las recibimos (al menos, no como deberíamos), podemos pagar las consecuencias en nuestra vida adulta. No es que nos volvamos unos psicópatas en plan Joe Goldberg, pero sí podemos tener una personalidad que haya sido afectada negativamente por ello.

La baja autoestima y las inseguridades son las principales señales, por no hablar de que, en general, podemos tener dificultades para adaptarnos a nuevos entornos. Esto no es que se explique únicamente por la influencia de nuestros padres en nuestro desarrollo cognitivo, ya que, como todo en esta vida, las causas suelen ser múltiples. Aun así, es un factor que suele tener un peso bastante importante.

Sad The Office GIF

Otros rasgos en los que podemos fijarnos son la dependencia emocional, la búsqueda constante de aprobación por parte de otros, miedo terrible a quedarnos solos o pánico a que la gente nos abandone; son todos signos de una posible personalidad forjada en el desapego de nuestros padres hacia nosotros. En estos casos y si detectáis que este tipo de problemas no os permiten vivir con normalidad, lo mejor es acudir a un profesional de la psicología.

Hablando de toxicidad, si queréis ver un ejemplo de persona super mega ultra tóxica, tenéis que ver  la serie ‘You’:

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Código Nuevo.