Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas forman, desde hace más de 20 años, una de las parejas más emblemáticas de Hollywood. Han superado unas cuantas crisis de ruptura y se han levantado contra viento y marea, todo para demostrar que el amor, en ocasiones, puede triunfar (eso y que los abogados de las grandes estrellas son muy caros).

Ellos se casaron en el año 2000 y, a lo largo de esa década, se convirtieron en padres de dos hijos que heredarían todas las cualidades del dúo: Dylan Michael Douglas y Carys Zeta Douglas. Recordemos también que, además, Catherine es la madrastra de Cameron Douglas, el hijo que tuvo el actor en 1978 a raíz de su matrimonio con Diandra Luker.

Hoy, sin embargo, nos vamos a centrar en Carys Zeta Douglas quien, este mismo año, ha cumplido la mayoría de edad. Y es que, como podréis ver en las fotos que os iremos dejando a lo largo del artículo, la joven es la mezcla perfecta de su padre y de su madre.

Ella es la más pequeña de la familia y la única hija mujer de la pareja. Su hermano nació el 15 de agosto de 2000 y Carys, por su parte, llegó a este cruel mundo el 20 de abril de 2003… cómo pasa el tiempo.

Si vemos fotos de estos dos de jóvenes, podemos apreciar que Dylan se parece bastante más a su padre en sus años mozos, pero con Carys pasa un poco lo contrario. Y es que ella, a pesar de tener un poco de sus dos progenitores, sí que tira más para el lado de su madre y, en algunas fotos, literalmente es clavada a Catherine cuando tenía treinta años menos.

Carys siempre se ha querido mantener bastante alejada de las redes sociales y, a pesar de que estos últimos años ha tenido una cuenta de Instagram en la que mantenía una cierta actividad, desde hace unos meses (a principios de verano) ha preferido cerrarla por completo sin dar demasiada explicación. Esto implica que, básicamente, no hay forma de saber nada de ella si no es a través de terceros.

En cualquier caso y como vimos el pasado mes de abril cuando todavía tenía su cuenta activa, la familia está muy unida y, el día de su cumpleaños, todos se volcaron con ella en las redes sociales, publicando álbumes de fotos en los que podíamos ver el tránsito por la vida de esta joven. En este sentido, destaca especialmente la dedicatoria que le hizo su madre y que os dejamos a continuación:



Carys, antes de cerrar su perfil de Instagram, tenía acumulados más de 170 mil seguidores que se rendían a sus pies allá por donde pasaba. Según parecía, ella tenía intenciones de seguir el camino de su madre y meterse de lleno en el mundo de la moda, pero tendremos que esperar un tiempo para ver si, finalmente, este es su camino (es demasiado joven y, al menos yo, a esa edad, no sabía ni lo que quería para comer ese día).

El pasado mes de mayor, por ejemplo, fuimos testigos de la graduación de Carys en su instituto, momento que compartió con toda su familia unida y que, previsiblemente, le abría las puertas a su nueva vida universitaria (la más divertida de todas, si me preguntáis a mí).

Haga lo que haga, está claro que va a tener el apoyo de su familia que, siendo quienes son, no es poca cosa. Por lo demás y según lo que hemos podido ver de ella hasta ahora, es muy probable que, tome el camino que tome, consiga destacar.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido todo esto? ¿Le encontráis más parecido con Michael o con Catherine? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: VIX.