Por desgracia, cada vez es más habitual ver que famosos y famosas denuncian públicamente situaciones de acoso por parte de algún desconocido o seguidor suyo. Conocidos como Kiko Rivera, Irene Rosales, Marta Fernández, María Teresa Campos o Paula Bonet son algunos de los que han contando ser víctimas en algún momento de estas situaciones.

Si la semana pasada fue la artista Paula Bonet la que compartía con sus seguidores la continuación de una situación clara de abuso, esta vez le ha tocado a Violeta Mangriñán. No es la primera vez que la influencer denuncia a través de sus redes sociales el haber sentido pánico tras ser acosada por alguien. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Violeta (@violeta_mangrinyan)

A Violeta la conocimos en el programa ‘Mujeres, hombres y viceversa’ hace ya años y después saltó a ‘Supervivientes’, donde tuvo que abandonar por problemas de salud que impedían su continuidad en la isla. Allí conoció al que es su actual pareja, Fabio Colloricchio, y desde entonces mantienen una relación que ha ido callando bocas con el paso del tiempo.

«Siento absoluto miedo y pánico», dice Violeta.

Gracias a que cada vez hay más consciencia sobre estos temas y la gente se atreve más que nunca a denunciarlos, Violeta aprovechó para contar algo que le lleva pasando desde hace tiempo. «Cada vez que voy a comer o a cenar a algún restaurante o estoy haciendo algunos de mis quehaceres diarios y pongo la ubicación, una persona llama a los locales en los que estoy diciendo que es mi prima, mi hermana o mi amiga», confesaba Violeta. «Hasta se ha hecho pasar por Nagore Robles», la que fue su asesora del amor en ‘Mujeres, hombres y viceversa’, continuaba Violeta.

«Le dicen siempre al camarero, o la persona en cuestión, que por favor me pasen el teléfono que tiene algo importante que decirme», asegura la influencer. Lo que no ha querido desvelar es el contenido de esas conversaciones o cuál puede ser el objetivo de la persona que la está acosando.

Violeta es clara ante el asunto y aunque tenga miedo, ha reunido las fuerzas necesarias para expresar cómo esto le hace sentir: «Os parecerá una tontería, pero no sabéis el miedo que llego a sentir. Siento miedo cuando llego sola a casa o cuando viajo y me hospedo en los hoteles». A cualquiera se le ocurriría decirle a Violeta que no ponga la ubicación en sus redes pero no se nos puede olvidar que al final es su trabajo y vive de ello.

«Suelo poner mis ubicaciones sin tiempo real, es decir, cuando ya me he ido del lugar en cuestión pero a veces se me olvida y me pasa, siento absoluto miedo y pánico», concluye sincera. Después de sus palabras, las redes se han inundado de mensajes de ánimo y apoyo para la exconcursante de ‘Supervivientes’.



Esperamos que esta situación desparezca para Violeta o que en caso de continuar, se sienta lo suficientemente respaldada por la ley y la justicia para que ese miedo desaparezca. Que haya personas que salgan en televisión y se den a conocer a través de distintos programas, no implica que podamos tener derecho a un irrumpir su vida como lo hace la acosadora de Violeta.