Conocimos a Lola en la última edición de ‘La isla de las tentaciones’ cuando decidió poner a prueba su relación con Diego. La de León se convirtió en una de las concursantes más polémicas del reality. Tras caer en la tentación, Lola rompió su relación con Diego y al llegar a España cada uno continuó por su camino.

La imagen de la concursante no salió favorecida del programa, pero todo cambió cuando fichó por ‘Supervivientes’. Lola fue expulsada la primera y pasó a concursar apartada de sus compañeros. Junto a Palito Dominguín, la sobrina de Miguel Bosé, se convirtió en una de las concursantes más queridas de la edición.

Lola, con su buen carácter y su optimismo ante tal situación, llegó a la final del programa convirtiéndose en la cuarta finalista. Su imagen cambió a su favor y el interés por la superviviente aumentó tal y cabía esperar. Desde entonces, podemos a ver a Lola en su canal ‘Wild Lola’ en la plataforma online de Mediaset España, Mtmad. Allí, Lola ha protagonizado un nuevo vídeo en el que cuenta una de las experiencias más traumáticas que ha vivido.

Cuando apenas tenía 20 años, la leonesa tuvo que operarse hasta en cuatro ocasiones tras querer aumentar su talla de pecho. Con toda la sinceridad del mundo, Lola le habló a su madre del complejo que tenía y apoyada por ella, entró a quirófano para ponerle remedio a esa situación.

El gran susto de Lola

Lola salió contenta de la operación y al poco tiempo empezó a trabajar en un estanco donde tenía que llevar un stand con regalos apoyado sobre sí misma: «Yo creo que ese fue el problema». «Cogí peso demasiado pronto, empecé a notarme muy cansada, tenía diarrea, vómitos, y lo que pensé es que me había entrado una gastroenteritis porque soy propensa a ello”, confesó a sus seguidores. Ahí comenzó su pesadilla.

La finalista de ‘Supervivientes’ comenzó a sentir molestias, pero cuando quiso darse cuenta ya era demasiado tarde: «Me quito esa tirita para hacerme la cura en mi casa y eso empieza a supurar de una manera… Un chorro de sangre y pus como una fuente. Me quedé blanca al ver el chorro, estaba encharcada en pus y sangre. Era un líquido como rosa que olía fatal y me vi rodeada de él sin entender nada».

Asustada, no quiso preocupar a su madre hasta que se vio en la necesidad de comunicar lo que le estaba ocurriendo. Lola tuvo que ser intervenida en quirófano para quitarle una de las prótesis y, además, se encontró con que el cirujano no quiso ponerle una nueva. Estuvo tres meses llevando una sola prótesis y añade: «llevaba una teta de mentira para que no se me notara».

Pero el infierno de Lola aún no había terminado: aún le quedaban dos operaciones más. La siguiente fue para, por fin, ponerle la nueva prótesis del pecho que le habían retirado anteriormente. Al poco tiempo, la dueña de Horus se encontró con que tenía que volver a pasar por quirófano para limpiarle una hemorragia que había tenido. 



La concursante de realities ha querido utilizar la plataforma que le brinda Mediaset para hablar sin tabúes sobre un tema que preocupa a muchas mujeres y que la sociedad ha hecho que se sientan acomplejadas muchas veces. «En tres meses me operé cuatro veces del pecho», se sincera Lola.

Por último, os animamos a que sigáis a Lola en Tiktok como @martadelola donde publica bailes como este:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.