Las apps de cita están muy de moda y, en muchos aspectos, son bastante útiles para encontrar pareja. ¿No tienes tiempo de estar saliendo y conociendo gente en persona? Pues, para ello, puedes servirte de plataformas como Badoo y hacerlo todo desde el sofá de tu casa.

chris hemsworth tinder GIF by lunarpapacy

Hay muchas cosas positivas en las aplicaciones de citas… pero también hay otras que, lamentablemente, no lo son tanto. Y es que la historia de Katie Lacie es la prueba de que, en ocasiones, estos sitios pueden ser muy turbios.

La parte oscura de las apps

Katie suele compartir en TikTok las aventuras que vive en las apps de ligue. Hay mucha gente loca con acceso a Internet y, en ocasiones, parece que todos vayan a por ella (lo bueno es que pueden ser bloqueados con un solo click).

En el caso que nos ocupa hoy, Katie empieza a hablar con el hombre con el que hizo match… y la cosa se torció rápidamente con los primeros intercambios de mensajes. Y es que esta persona, por llamarla de alguna forma, le pidió algo bastante fuera de lugar.

Una petición inaceptable

El desconocido empezó hablando de lo mucho que le gustaba el deporte y de que, para él, era importante estar ‘presentable’ para su pareja y que esta lo estuviese para él. Poco después, le dijo que, para él, todas las mujeres ‘querían perder unos 4 kilos’.

La justificación que utilizaba es que, según sus propias teorías, todas las mujeres siempre querían una versión mejor de sí mismas y que él, al exigirse lo mismo, no espera otra cosa de la que fuese su pareja. Vamos, que la mujer que estuviese con él tenía que procurar siempre estar ‘bella’.

Ella, desde el principio de la conversación, le dejó claro que lo que estaba haciendo se llamaba “body shaming”, y que el único objetivo era que se sintiese insegura con su cuerpo.



Katie también le dejó bastante claro que él no era nadie para hablarle de su físico y que, si no le gustaba cómo lucía ella, se podía ir a donde quisiese, que con ella no tenía absolutamente nada que hacer. Ella se sentía perfecta como estaba y no necesitaba ir a un gimnasio y mucho menos sus consejos.

El vídeo ha sido todo un éxito en la red social china y, si vamos a la zona de los comentarios, podemos ver que muchas personas han mostrado su apoyo a Katie, agradeciéndole que diese visibilidad a este tipo de cosas tan potencialmente perjudiciales para las personas.

Muchos de los comentarios destacaron también la valentía de la afectada al plantarle cara al hombre. Ella amaba la pizza y le dijo que se comería una cuando quisiera… y eso no nos podría representar mejor a todos nosotros.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido todo este caso? ¿Qué habríais hecho en su lugar? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Upsocl.