La mirada machista y la sexualización de las mujeres, desgraciadamente, siguen sin ser ninguna novedad. Sin embargo, aun a día de hoy, seguimos viendo frecuentemente noticias relacionadas con este tipo de lacras sociales. Esta vez volvemos a ser testigos de cómo la doble moral sexista sigue vigente en nuestra sociedad y perpetúa el sistema cisheteropatriarcal. 

Womens Rights Justice GIF by Narcissistic Abuse Rehab

El instituto público de Florida Bartram Trail ha modificado las fotos de su anuario escolar para ocultar algo que ellos mismos han considerado ‘inadecuado’ e ‘inmoral’. Una de las estudiantes, Riley O’Keefe, ha decidido explicar lo sucedido para luchar contra el trato injusto y desigual que han recibido tanto ella como sus compañeras en relación con el resto de alumnos.

«¿En qué parte del 1800 se quedó esa gente?», reza uno de los comentarios de la publicación que ha compartido la cuenta de Instagram de la revista Freeda con las imágenes en cuestión. Al parecer, los responsables de gestionar las fotografías del anuario decidieron editar las imágenes con Photoshop para tapar escotes, hombros y brazos de algunas de las alumnas. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Freeda (@freeda_es)

La joven que ha decidido alzar la voz explicaba que no había ocurrido lo mismo con ninguno de los chicos, tampoco los del equipo de natación que aparecen en bañador. En cambio, vieron el cuerpo de ellas «y pensaron que un pequeño trozo de piel era algo sexual». Las estudiantes manifestaron haberse sentido cohibidas, avergonzadas y sexualizadas. Son conscientes de que no solo están modificando unas fotografías: detrás de la acción hay personas que han invalidado y sexualizado sus cuerpos en nombre de un sistema de valores machista. 

Códigos de vestimenta sexistas

Uno de los representantes del centro ha intentado defenderse ante The New York Times, asegurando que las fotos de las niñas normalmente se habrían omitido del anuario por «violar su código de vestimenta». En la web del centro, se especifica que las fotos del anuario deben ir acordes al Código de Conducta Estudiantil del Distrito Escolar del Condado de St. Johns, de lo contrario, pueden editarse digitalmente. Pero… ¿Qué tipo de código de conducta penaliza este tipo de vestimenta?, cabe preguntarse.

Lets Go Reaction GIF by NETFLIX

Según explica el diario estadounidense, la polémica ha enfrentado a padres y alumnos del centro. Por su parte, la activista y escritora feminista Jessica Valenti ha denunciado en su última publicación la decisión del centro escolar, afirmando que se trata de otro caso más en que socialmente «se responsabiliza a las chicas del deseo y las conductas masculinas». Se llega incluso a decir que su ropa es una ‘distracción’ del aprendizaje, «como si sus compañeros fueran incapaces absorber álgebra mientras están en presencia de piernas desnudas».

Las regulaciones de este tipo están vigentes en muchos más lugares del mundo. También en España, algunos centros (sobre todo los concertados y privados) tienen normas prohibitivas en relación a la longitud de las faldas o pantalones cortos, a la longitud y ancho de las camisetas (para evitar que el abdomen quede al descubierto), a los leggins, camisetas que dejan los hombros al descubiertos, etc.



En 2018, por ejemplo, 20 alumnas de un instituto de Torrevieja (Alicante) tuvieron que quedarse obligatoriamente en la biblioteca porque no las dejaron entrar a clase: llevaban pantalones cortos. Por culpa de este tipo de pensamientos, algunos son capaces hasta de ‘culpar’ a las mujeres que sufren agresiones sexuales por su forma de vestir. Afortunadamente, cada vez son más aquellas que alzan la voz denunciando este tipo de casos.

Feminism Portugal GIF by Bloco de Esquerda

¿Por qué crees que sigue habiendo estos problemas? ¿En tu colegio también había restricciones de este tipo? 

Si te ha gustado este artículo recuerda que más abajo puedes disfrutar de otros que, con casi total seguridad, te resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.