Yuri Tolochko (@yurii_tolochko) es un culturista ruso conocido por su curioso historial de relaciones amorosas. Tolochko, que se declara pansexual, inició una relación con Margo, una muñeca hinchable con la que contrajo matrimonio el año pasado. Sin embargo, el amor no duró mucho ya que le fue infiel con otras dos muñecas llamadas Lulu y Lola.

En mayo de este año se divorciaron y Tolochko volvió a encontrar el amor poco después. En esta ocasión, se trata de un objeto todavía más extraño: un cenicero un club de fumadores.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Yuri Tolochko (@yurii_tolochko)

Y es que Tolochko asegura que mantiene una relación amorosa con el cenicero en cuestión: «Me gusta el olor, la sensación del metal en mi piel. Es fantástico. Me gusta que toque mi piel, me excita, es lo que me atrae de este cenicero«, ha detallado a través de su cuenta de Instagram.

Otro de los aspectos que le atrae es su utilidad: «También me gusta que tiene una historia y no es nuevo. Ha servido a muchísimas personas y sigue haciéndolo«.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Yuri Tolochko (@yurii_tolochko)

El inicio de una historia de amor

Todo empezó cuando Tolochko visitó un el club de fumadores y se fijó en el cenicero. Se dio cuenta de que sentía atracción y poco a poco empezó a sentir ‘cosas’ por él. «Al principio, simplemente quería hacerme una foto con él. Pero empezó a atraerme», declara. 

Fue entonces cuando preguntó a los propietarios del local si podía quedarse a solas con él, algo que le encantó. «Hace unos días, pude estar a solas con él durante sus horas libres y me encantó. Quiero pedir a los dueños si me lo pueden dejar alguna vez por la noche«.

Ahora está negociando con los dueños del establecimiento para que se lo dejen de vez en cuando y pueda llevárselo a casa.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Yuri Tolochko (@yurii_tolochko)



No existen sustitutxs

Tolochko tiene sus sentimientos muy claros y no cambiaría al cenicero por nada en el mundo. No piensa en comprarse otro igual y tampoco quiere quedarse con este para él solo. «Quiero que siga trabajando, ayudando a la gente. Amo esta historia«, expresaba.

El culturista es muy activo en redes sociales, donde comparte fotografías con el cenicero y también tiene espacio para Lulu y Lola, que según Tolochko están encantadas de que haya un miembro más en la ‘familia’ y le han apoyado en todo momento.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Yuri Tolochko (@yurii_tolochko)

La historia de Tolochko se ha viralizado rápidamente por la red y ya es toda una celebrity en las redes sociales. De hecho, cuenta con más de 110.000 followers en Instagram… y el número no hace más que subir.

Por último, os dejamos un vídeo de Tolochko con su amor:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: menshealth lavanguardia