Melyssa Pinto ya ha vuelto a España tras su participación en ‘Supervivientes’ y tiene muchas cosas que contar a sus fans. Por esta razón, la catalana ha compartido a través de su canal de MtmadParaíso Melyssa‘ un vídeo en el que revela las secuelas que le ha dejado su paso por Supervivientes.

Melyssa reconoce que todavía no se ha adaptado a su vida diaria tras su vuelta de Honduras. «Me está costando adaptarme, necesito mi espacio. En la isla estaba relajada, estaba acostumbrada a estar sin el teléfono. Me gustan mis momentos de soledad y ahora como que todo el mundo quiere verme, estar conmigo. Es normal, pero yo necesito mi espacio«, reconocía la tercera finalista de Supervivientes.

Y es que la vuelta a la rutina tras tantos meses está siendo todo un reto. «Me estoy adaptando de nuevo a la situación, a la vida diaria, cotidiana, a mi rutina. Me está costando un poco, es bastante estresante«.

Las secuelas de Supervivientes

Con relación a las secuelas que arrastra tras el concurso, Melyssa ha explicado que hay una que le genera algún que otro problema: «en un momento dado me entra el puntazo y me apetece tumbarme en el suelo, y me quiero tumbar en el suelo. Es un problema porque esto no es ‘Supervivientes’ y no puedo tirarme en el suelo. Yo les dije a mis amigas que lo quería hacer y me tumbé en medio del paseo marítimo cinco minutos. Mi cuerpo lo necesitaba«, relataba. 

Otra de las consecuencias son los problemas en el control de sus necesidades fisiológicas. «Esté donde esté, si tengo ganas de hacer pis, veo normal ir por ahí y bajarme los pantalones… No lo he hecho, he sido consciente, pero muchas veces me han entrado ganas y digo «bueno, pues aquí mismo, así no busco un lavabo«.

Acostumbrada a que en los últimos meses el único ‘ruido’ en su vida haya sido el sonido de las olas del mar, entendemos que el ajetreo de una ciudad le genere más estrés. «Cualquier cosa me agobia y me cabrea. Echo mucho de menos la isla, las recompensas, los juegos… Esa emoción al ver la comida, la echo de menos«, reconoce. La exparticipante también reconocía que, a veces, tiene la sensación de querer volver. «Tengo síndrome de Estocolmo, muchas veces pienso que quiero volver a estar allí».

Hablando de comida…

En referencia a la comida, Melyssa reconoce estar enganchada al dulce: «Me paso el día comiendo unas galletas con crema de cacao por dentro, y la crema de cacao en sí. He creado como una obsesión con el dulce y ahora me tengo que pasar el día comiendo dulce».



También ha revelado que ha recuperado los kg que perdió durante el programa. «Ya he recuperado el peso que perdí, no me ha costado mucho. En un mes he engordado cuatro kilos y 600 gramos. Vuelvo a estar como antes«.

La joven también estuvo muy preocupada cuando se le retrasó la menstruación: «He estado los cuatro meses sin la regla. Estaba preocupada, pero ya me ha venido por fin, es un trastorno para el cuerpo«.

¿Y su relación con Tom Brusse?

Sobre su relación con el francés, Melyssa ha detallado que comparten una amistad muy sana: «Tenemos muy buena relación. A día de hoy ya somos amigos, tenemos una relación sana. Quiero dejar claro que no hay nada más allá con Tom que una amistad sincera. Es una persona que es importante para mí«, detallaba. ¡Esperemos que dure!

Y, ya que hablamos de Tom, os dejamos el vídeo del momento en que revela que fue infiel a Sandra:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: marca elmundo