Lorraine Cutier Bauer Romeiro tiene 19 años y hasta hace poco vivía tranquilamente en la ciudad de Barueri, Brasil, haciendo de ‘influencer’ y cuidando de su hija pequeña. Era sobre todo durante el día cuando la joven interactuaba con sus miles de seguidores en las redes sociales: concretamente, 100.000. Hasta aquí, todo «normal», ¿no? O, al menos, algo que ya hemos visto más veces.

SP: Polícia apura ligação de 'Gatinha da Cracolândia' com facção - ISTOÉ IndependenteSin embargo, por la noche, Lorraine no era exactamente la misma persona. Tras quitarse los modelitos que usaba en sus fotos, se vestía con una sudadera ancha de capucha y salía a recorrerse las calles de Cracolandia, una zona marginal y vulnerable caracterizada por la compra y venta de estupefacientes. Pero no: no iba precisamente a comprar para su propio consumo… sino a vender. 

De ahí, su nuevo apodo: la «Gatinha da Cracolandia». Así la llaman ahora para hacer referencia a su actividad ‘extra’, es decir, la gestión del narcotráfico del barrio. La joven no tenía poca cosa en su poder. Según las autoridades de Sao Paulo, 400 dosis de crack, cocaína, marihuana y éxtasis, además de casi 100 frascos de perfumes y una mochila con 85 paquetes de marihuana, 295 de cocaína, 16 tabletas de éxtasis y ocho de crack. ¡Casi nada!

Gatinha da Cracolândia': irmão da traficante afirma que a jovem vai pagar pelo que fez - Jornal O Globo

Cracolandia, el barrio más conocido de esa ciudad por el tráfico de drogas y la alta densidad de drogadictos, era donde se dedicaba a vender. No obstante, la mercancía la guardaba en otros lugares. Entre ellos, un hotel abandonado en el centro de Sao Paulo. Así mismo lo confesó ella después de ser arrestada.

Ha sido arrestada

Porque sí, efectivamente, ha acabado siendo arrestada. La policía la encontró en la casa de su pareja, en Barueri, en uno de los allanamientos que llevaron a cabo para frenar la distribución de drogas en el lugar. Según han informado los medios, la policía tenía ya numerosas pruebas que involucran a la joven, entre ellas, vídeos en los que se la puede ver entregando mercancía. 

Bắt giữ cô gái xinh đẹp, phát hiện "hàng cấm" trong nội y

A todo esto,la joven ha asegurado que no es narcotraficante, sino que estaba yendo a buscar estupefacientes para su consumo personal. Lo curioso de todo esto es que la chica había nacido en el seno de una familia privilegiada económicamente hablando, algo que no hace si no demostrar que tenemos un sinfín de prejuicios y estereotipos asociados a la venta de drogas (que normalmente solemos relacionar con otro tipo de gente).

Gatinha da Cracolândia" agia como liderança do tráfico, diz delegado

Lorraine, en un primer momento, fue beneficiada con arresto domiciliario por tener una hija de menos de 1 año. Sin embargo, a los cinco días, la volvieron a atrapar vendiendo droga en Cracolandia y esta vez la defensa no tuvo éxito solicitando la prisión domiciliar. Ahora, desde la cárcel, la narco ha escrito una carta dirigida a su madre:



«Hola mamá. Sé que ahora mismo no puedo decidir ni pedirte nada. Ni siquiera puedo ver a mi hija. Te quiero mucho (emoji de corazón). No os olvidéis de mí». Ahora mismo se encuentra a la espera de la reevaluación de su sentencia. ¿Qué final creéis que tendrá esta historia?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.