Hoy en día a menudo se usan términos de otras lenguas para referirnos a inventos, tendencias o funciones que han surgido en los últimos años y cuyo concepto adaptamos, por ejemplo, del inglés (influencer, crush o swipe up). Es por ello que a menudo leemos o escuchamos hablar de términos que no sabemos exactamente a qué hacen referencia y, como el saber no ocupa lugar, hoy nos centraremos en dos anglicismos que tenéis que conocer sí o sí por vuestra propia seguridad.

La Policía Nacional ha detectado que el impresioning y el bumping son las técnicas más utilizadas por los ladrones para entrar a robar en domicilios por la puerta sin dejar huella en lo que llevamos de año. Pero… ¿en qué consisten realmente? Hoy os lo explicamos.

key lock GIF

keys GIF

¿Qué es el bumping?

El bumping consiste en introducir una llave especial en la cerradura y dar golpes con un martillo para que salte el mecanismo interno de la cerradura y la llave pueda girar y abrir la cerradura sin dañarla y sin apenas hacer ruido. De esta forma, no dejan ni rastro y los vecinos y vecinas que pasen por delante de la puerta no podrán sospechar nada.

De hecho, hay propietarios que no se han dado cuenta de que han entrado a robar en sus casas hasta días después de volver de vacaciones, cuando han echado en falta pertenencias en su casa. Y luego, para reclamar al seguro, han tenido problemas para demostrar que su cerradura ha sido forzada… 

¿Y el impresioning?

Esta técnica se basa en introducir una lámina de aluminio deformable en la cerradura para conseguir el molde y hacer una copia de la llave de entrada en ese mismo momento, sin necesidad de tener en su poder una copia previa ni la llave original.

Con esta técnica ocurre lo mismo que con el bumping: es muy silenciosa, no deja rastro en la puerta y surgen problemas a la hora de reclamar al seguro.



¿Cómo podemos prevenirlos?

Para evitar ser víctimas de estas técnicas de robo, la Policía recomienda que no dejemos indicios de nuestra ausencia temporal visibles en nuestros hogares, especialmente durante las vacaciones de verano, ya que es la época en que los ladrones aprovechan para entrar en casas.

También aconsejan vigilar con la información privada que publicamos en las redes sociales y no dar pistas desde nuestras casas (como, por ejemplo, dejando nuestras persianas cerradas, desactivar el teléfono fijo o el Internet o no revisar el buzón).

Otro de los consejos que se mencionan es avisar a una persona de confianza para que revise a diario la puerta de nuestro domicilio y compruebe si alguien ha dejado una marca y recoja la correspondencia del buzón.

Los ladrones suelen seguir a las personas en los días previos para conocer su rutina, pero si no lo hacen correctamente puede suceder que intenten robar a la persona equivocada, como sucedió en este vídeo:

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: huffingtonpost cerrajeriapacense