¿Sabías que los presentadores y presentadoras deben intentar neutralizar su «acento» al hablar en la televisión y en la radio? No es algo que venga de ahora. El intento de homogeneización lingüística y cultural de los pueblos que hay en España viene de lejos… y los medios de comunicación han contribuido a ello todo este tiempo, sin duda alguna.

Ni andaluz, ni vasco, ni gallego, ni catalán, ni extremeño, «no vaya a ser que el espectador se espante», como dicen en este artículo. Por suerte, se están dando muestras últimamente de que las cosas pueden estar cambiando. Hemos visto por ejemplo a Roberto Leal presentar ‘Operación Triunfo’ o ‘Pasapalabra’ con un acento sevillano difícil de disimular (aunque lo intente)… ¡Y no podemos alegrarnos más por ello!

«Me da mucha pena que haya compañeros de profesión, andaluces en muchos casos, que tienen cierto complejo para hablar con acento en los medios (…) si te lo quitas, dejas de ser tú para convertirte en una mala copia de ti mismo», llegó a decir Roberto en una ocasión. La última en abrir el melón ha sido Flora González (@floragonzalezlopez), presentadora de ‘El Tiempo’ en Cuatro y de otros espacios de Mediaset como ‘Viva la vida’ (Telecinco).

¿Poco profesional?

La andaluza ha compartido recientemente un vídeo en su cuenta de Instagram para poner sobre la mesa el debate de los acentos. En él puede verse cómo presenta una parte del informativo de ‘El Tiempo’ mostrando con naturalidad su acento andaluz, a diferencia de lo que hace siempre en directo. Lo subtitula con la siguiente frase: «Así sería el tiempo con mi acento andaluz. ¿Qué opináis?». En el pie de la publicación, puede leerse:

«En la facultad nos enseñaron que en el espacio informativo lo más importante es la información y que nosotros tenemos que pasar lo más desapercibido posible (solo somos el transmisor: de ahí la ropa neutra, el tono unificado de la voz y no llevar accesorios estridentes)», empezaba explicando. «También es verdad que cuando llegué a televisión nadie me dijo que tenía que hablar con acento neutro», confiesa, aunque dando a entender que es algo interiorizado desde siempre.

«Fue algo que hice sin más, quienes me seguís por aquí sabéis que en mi día a día hablo con mi acento iliturgitano, incluso cuando intervengo en programas de entretenimiento como Viva la vida hablo con mi pronunciación andaluza, que creo que se entiende perfectamente», prosigue.

La respuesta de sus seguidores/as

«¿Qué opináis? ¿Veis poco profesional el acento?», vuelve a preguntar, para concluir el texto del post. El vídeo tiene ya 11.600 ‘me gusta’ y 1.707 comentarios. La mayoría de ellos la animan a seguir usándolo en el trabajo. Su compañera de profesión, Mar Montoro, le dice: «Yo creo que tienes un acento precioso y que los ‘acentos’ e ‘idiomas’ (lenguas romance) que existen en españa nos enriquecen a todos. Bravo compi».

«Todo lo contrario, el acento es pluralidad. Si habitualmente hablas con acento lo adecuado es que lo puedas hacer también en tu trabajo, por qué camuflar algo tan bonito? No interfiere para nada en tu profesionalidad. Acento siempre 🌟», le dice otra usuaria. Entre las respuestas, sin embargo, también hay quienes han revelado que suelen intentar ocultar su acento en el ámbito profesional.



Tristemente, el debate sobre los estereotipos asociados a una forma de hablar sigue sin haberse superado. Hace poco veíamos cómo la ministra de Hacienda María Jesús Montero se defendió ante los ataques de algunos miembros del PP por esto mismo: «En Andalucía expresiones como chiqui, mi arma, cariño, niño, chiquillo, se utilizan todos los días por todos los ciudadanos; por tanto, cuando usted critica de mí la utilización de estas expresiones frecuentes en Andalucía, está criticando el habla de Andalucía», tuvo que explicar.

¿Qué opináis sobre este tema?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Huffington Post