A menudo escuchamos la frase ‘el cliente siempre tiene la razón‘, unas palabras que se atribuyen a Harry Gordon Selfridge, fundador de la cadena de grandes almacenes Selfridge y que hacen referencia a que el cliente, en caso de opinión o queja, lo tiene todo de cara. Pero… ¿es esto completamente cierto? Las fotografías que os traemos hoy demuestran justamente que no.

Hoy os hemos preparado una recopilación de clientes groseros que hicieron gala de su falta de respeto en varios restaurantes y supermercados. No os lo podéis perder:

1De alguna forma se tenía que quitar la calderilla de encima

Empezamos por uno light. Por lo menos, fueron educados y originales. Los más simpáticos de la lista, sin duda alguna.

2Cuando el supermercado se convierte en el Jenga

Dicen que si te copian estás haciendo algo bien, pero este no es el caso.

3Como Pedro por su casa

Para que después no se lleven ni un pintaúñas…

4«Búscate un trabajo de verdad», escribieron en el ticket

Y tú un poco de respeto hacia los demás.



5¿Un restaurante o el apocalipsis?

Llego a ser la dueña del restaurante y los pongo a limpiar el destrozo rápido.

6La sección de carne es la nueva área de descanso

Como estaba echando toda la carne en el asador en estar de pie, decidió sentarse encima. Asunto arreglado.

7La tienda después de un día de rebajas

Si ya da pena ver una habitación así, imaginaos una tienda…

 

 

8Gente que se cree artista

Esto de arte no tiene nada; en todo caso, vandalismo.

9Fue a devolver este mango porque estaba «demasiado maduro»

Madurez es lo que le falta a la persona que presentó la fruta así. Bueno, una de las cosas que le faltan…

10Cambió el sujetador nuevo por uno usado

Y pensaba que nadie se iba a dar cuenta… ¿hasta dónde puede llegar el descaro de la gente?

 



 

11El reto para conseguir la propina

Tocará ensuciarse las manos gracias a la simpatía de los clientes. Se acordará toda la vida de ellos.

12Los restos no eran solo de comida

Ni los Rugrats podían llegar a hacer estas cosas. Lamentable.

A todo esto, ¿os imagináis que os toca como cliente a Mr. Bean?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: laguiadelvaron