Christina Ozturk nació en Moscú (Rusia). Era madre soltera cuando se fue de vacaciones a una ciudad costera y conoció a Galip, un empresario de Turquía bastante mayor que ella (actualmente él tiene 56 años y ella 24). Posteriormente, se convertirían en marido y mujer. Ahora viven juntos en Batumi (Georgia), y tienen nada más y nada menos que 22 hijos e hijas… ¡de momento!

La mayor, Vika, tiene seis años y fue la única concebida de manera natural por la joven. El resto de criaturas han sido concebidas y paridas por otras mujeres mediante la llamada ‘gestación subrogada’ o, para aquellas personas que consideran este concepto un eufemismo, ‘vientres de alquiler’. Georgia es un país que permite llevar a cabo este proceso tan controversial, aunque cada niño/a «cuesta» alrededor de 8.000 euros.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kristina Ozturk (@batumi_mama)

Evidentemente, el dinero no es un problema para la pareja millonaria. Tampoco la ética, por lo que parece. De hecho, están dispuestos a gastar hasta 9 millones de euros, pues su objetivo es agrandar la familia hasta llegar a tener 105 criaturas (que, según dicen, es una «cifra simbólica»). Y no con todo el tiempo del mundo, pues Christina ha asegurado que querría llegar a ese número antes de cumplir los 30.

12 hijos/as por año

Para ello calculamos que deben adquirir unos 12 hijos/as al año durante los próximos 7 años. Imaginamos que tendrán la ayuda y el servicio de otras personas para alimentarles y educarles, pues de otra manera no nos explicamos cómo pueden llegar a todo. Eso sí: a juzgar por las fotos que cuelga en su Instagram, tanto Christina como su marido parecen estar disfrutando de lo lindo sus nuevas vidas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kristina Ozturk (@batumi_mama)

La joven rusa tiene ya 134.000 seguidores en la red social, en la que comparte su día a día como familia numerosa. Hace unos años aseguraba que no sabía cuántas criaturas llegaría a tener, pero que tampoco entraba en sus planes parar: «Simplemente no estamos listos para hablar sobre el número final. Todo tiene su tiempo». Ahora, sin embargo, en su propia biografía de Instagram puede verse el número ‘105’, tal y como señalábamos anteriormente.

Explotación reproductiva de mujeres

La llamada ‘gestación subrogada’ solo está permitida en nueve países del mundo. Esta práctica consiste en que una mujer geste y dé a luz a hijos con la carga genética de quienes los compran. Este proceso, llevado a cabo sobre todo por personas ricas, ha sido denunciado por muchos países, activistas y organizaciones como una explotación reproductiva de mujeres empobrecidas que enriquece a empresas y a clínicas intermediarias.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kristina Ozturk (@batumi_mama)

Al contrario de lo que mucha gente piensa acerca del perfil de quienes compran bebés, entre un 70% y 80% de las personas que recurren a esta técnica son parejas heterosexuales que no pueden gestar a un hijo de manera natural por problemas físicos o de salud, según explican en este artículo citando a VAE y Subrogalia.

Y vosotros/as, ¿qué opináis de la decisión de estas dos personas?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia