El pasado lunes, Christian Gálvez decidió poner punto final a su andadura en Twitter harto de los ataques y los comentarios negativos que recibía a través de la red social del pajarito. Esto coincidía con el estreno de su nuevo concurso en Telecinco, ‘Alta tensión‘, un programa que se emitirá los lunes y martes a las 22 horas en la cadena de Mediaset.

El presentador madrileño no dudó en explicar las razones que le habían llevado a tomar esta decisión que llevaba años en su mente. «Llegó la hora de decir adiós a este lugar. Llevo varios días (en realidad, años) en los que trato de buscar las palabras adecuadas para comentaros mi decisión sobre Twitter», empezaba su mensaje.

Un arma de doble filo

Para él, Twitter ha estado lejos de ser un espacio de intercambio de opiniones con el que estar más cerca de la gente. «Cuando entré aquí, allá por el 2010, prometía ser un lugar muy interesante, un semillero de buen rollo, de compartir cosas en común, de celebrar los éxitos juntos y apoyarnos en los fracasos, esos eventos históricos de los que uno más aprende. Todo eso se vino abajo muy pronto«.

Desgraciadamente, su experiencia en Twitter había dejado mucho que desear y, a pesar de que ha recibido el calor de mucha gente, la plataforma también tiene un lado negativo. «He saboreado los aplausos en muchas ocasiones (tantas que no sé cómo podría agradecerlo), y también he sufrido muchas críticas (pobre Leonardo). Cuando uno observa todo esto desde la distancia, se da cuenta de lo que la gente aplaude es una imagen que se ha creado de mí. Muy pocos conocéis a Chris. No a Christian Gálvez, a Chris«.

Un antes y un después

Gálvez también ha aprovechado para sincerarse con sus followers sobre cómo le ha afectado la situación actual. «Os contaré una cosa sobre mí: todos, de una u otra manera, hemos cambiado durante la pandemia. A mejor o a peor, ¿quién sabe? Yo personalmente he cambiado para intentar convertirme en quien quiero ser, y no es más que un tipo de Móstoles que quiere entretener y ser feliz».

«Y después de tanta tristeza, de tanta muerte a mi alrededor (en mi caso, muchas pérdidas), he decidido ser feliz, disfrutar de lo que hago y no tener siempre presente el cruel termómetro de Twitter sobre mis hombros«, añade.

Para Gálvez, la red social «no es un lugar sano» y prefiere tomarse un tiempo alejado de ella. Y es que el presentador conoce muy bien cómo funciona Internet y la libertad de expresión que existe en la red. «Ha sido un verdadero honor teneros cerca entre tanta ira. Después de tanto tiempo alejado de la tele, quiero volver y disfrutar, ser feliz mientras dure la aventura».



Así que recordad: lunes y martes en horario de prime time en Telecinco.

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: tikitakas