Ed Sheeran llevaba un tiempo desaparecido. El artista, hace cosa de un año, anunció que se retiraba del mundo de la música para dedicarse a su hija recién nacida. Esto fue recibido con mucha tristeza por sus fans y por el mundo de la música en general, pero si era por el bien del artista, había que aceptarlo.

Después de meses de silencio, hace escasas semanas, el británico lanzó su primera canción después de mucho tiempo, poniendo fin así a su año sabático y, en cierta forma, anunciando su regreso al mundo de la música.

En una reciente entrevista al medio SiriusXM, el cantante explicaba los motivos de su regreso: “Durante mi año sabático estuve buscándome a mí mismo y quién soy, pero es que yo, como persona, soy puramente música”.

Una presión insostenible

“La gira de Divide estaba acabando, y había vendido unas 22 millones de copias, que es el mayor número de ventas que ha obtenido ningún álbum anterior. Y recuerdo estar sobre el escenario de Ipswich acabando la gira, y bajándome del escenario pensando en que tenía 28 años y no sabía qué hacer con mi vida. Entonces mi mujer y yo tuvimos a nuestra hija, y pensé en que quizás ya no iba a tocar más música, que tan sólo iba a ser un padre”, reconocía el cantante de la que ha sido su etapa más complicada como músico.

Pero, como os podréis imaginar, el cantante empezó a sentir que faltaban algunas ‘notas’ en su vida: «me sentía muy triste, como si no tuviese un propósito, a pesar de que estaba poniendo todo mi tiempo y esfuerzo en ser un padre.» reconocía el compositor de ‘Thinking out loud’.

Elegir entre ser padre o artista

Fue en ese momento cuando Sheeran llegó a una conclusión que, ahora lo ha subido de nuevo a los escenarios: «Entonces fue cuando me di cuenta de que es mucho más importante para mi hija crecer sabiendo que sus padres tienen una ética laboral y que adoran trabajar duro y crear y que disfrutan de sus trabajos, en vez de mirar a tu padre y ver a alguien que técnicamente está en el paro”… y lo cierto es que nosotros no podríamos estar más contentos.

El cantante también ha hablado de la presión que sintió después del éxito de ‘Shape of you’ y de cómo esto condicionó el resto de su carrera: “En mi mente el éxito se mide según la calidad, a mis ojos, de las canciones que he compuesto, y no según el número de ventas de conciertos o discos».



En este sentido, Sheeran siente que, tanto sus fans como muchas de las personas más cercanas de su familia, lo presionan para que cada álbum, cada canción, sea mejor que el anterior… y esto, según reconoce, puede hacerse muy difícil de sobrellevar: «Quizás la carrera de un artista debería de ser como una montaña rusa, en vez de ir siempre hacia arriba”.

El cantante también ha explicado que, ahora que su mujer puede volver a teletrabajar y su hija está algo más crecida, ha considerado que podía ser el momento adecuado para volver a los escenarios, con todas las horas de trabajo y los viajes que ello implica.

Y es que el inglés, para poder llevarlo todo mejor, ha descubierto que el truco está en ‘copiar’: “Yo estaba trabajando con Eminem y le copié la idea. Él trabaja desde las nueve de la mañana a las cinco de la tarde. Vas al estudio, trabajas y luego vuelves a casa. Se siente muy bien el tener una estructura y organización”.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Tenéis ganas de escuchar lo nuevo de Ed Sheeran? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.