Hoy conoceremos la que, probablemente, es la historia de venganza más dulce, divertida y curiosa del año. Bekah King, Abi Roberts, y Morgan Tabor son tres chicas unidas por un solo motivo: tenían el mismo novio y no lo sabían. Este las estaba engañando a las tres y, cuando lo descubrieron, tomaron una decisión que da para película.

Todo esto se destapó a finales del 2020, cuando Tabor empezó a sospechar que su pareja la estaba engañando. Empezó a investigar en las redes sociales de su novio y encontró el perfil de una chica en cuyas fotos aparecía de forma recurrente.

“Mi mundo se vino abajo. Tuve que lamentar la pérdida de este futuro que estábamos construyendo juntos. Fue demoledor», contó Tabor a CNN sobre el preciso momento en el que descubrió que su pareja la estaba engañando con una chica que no era ni King ni Roberts.

Tabor siguió con su investigación y, poco después, conoció a Roberts, a quien encontró por unos comentarios sospechosos en unas publicaciones: resulta que ella también era pareja de su novio. «Estaba destrozada», explicó Roberts a CNN en la entrevista coral que concedieron las tres al medio estadounidense.

Después de tener las cosas más claras, Tabor le cantó las cuarenta al que fuera su novio y este, al principio, intentó excusarse, para acabar asegurando que no había nada malo en mantener varias relaciones con varias chicas a la vez. Como os podéis imaginar, las tres chicas lo dejaron de forma fulminante.

Después de que todo esto explotase, descubrieron que el joven no solo estaba con ellas tres, sino que había llegado a estar hasta con seis en total, incluyendo a la tercera que faltaba para formar este curioso trío, King.

King, Roberts y Tabor se pusieron en contacto y, hablando de todo el asunto de la infidelidad, se dieron cuenta de que tenían muchas cosas en común, entre ellas la de pillar un autobús y viajar por todo el país.

Con el paso de los meses se hicieron cada vez más amigas y, en marzo de este mismo año, ahorraron el dinero suficiente para comprar un viejo autobús escolar, lo remodelaron y se echaron a la carretera para emprender el viaje que habían estado deseando toda su vida.



Desde entonces han tenido tiempo de viajar por un montón de sitios, como el Parque Nacional Grand Teton en Wyoming o el Parque Nacional de Yellowstone… y eso es solo el principio de lo que es una aventura que dura toda la vida.

Estas tres, ahora, son inseparables… y la forma en la que se conocieron da, como mínimo, para película. Podéis seguir sus aventuras en su cuenta de Instagram @the.bam.bus, donde no paran de acumular seguidores, superando ya la barrera de los 60.000 seguidores.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.