La modelo Marisa Jara no ha tenido una vida muy fácil. La sevillana empezó su carrera a los 15 años, momento en el que participó en un videoclip de Julio Iglesias. Tras este trabajo, la joven empezó a labrarse un futuro como modelo gracias a la agencia de publicidad en la que trabajaba su hermana Alicia como maquilladora… sin saber lo que le esperaría más adelante.

Tras tener que mudarse por trabajo a lugares tan lejanos de su Sevilla natal como Japón o Nueva York, la joven modelo participó en pasarelas tan conocidas como las de Milán, París o Londres y posó para fotógrafos realmente importantes del mundillo. Además, empezó a trabajar también en cine y televisión demostrando así su talento para la interpretación.

Sin embargo, Jara empezó a sufrir serios trastornos de la conducta alimentaria. Lo contó ella misma en su libro ‘La talla o la vida’ (2007), en el que confesaba que había sufrido bulimia nerviosa a causa de las presiones ejercidas por parte de la industria, por lo que había padecido incluso desmayos y caída del cabello (entre muchos otros síntomas).

Giro de 180º

Después de aquel duro y complicado episodio, Marisa Jara decidió darle un giro de 180º a su vida: «Un día fui a mi agencia y les dije que quería ser modelo de tallas grandes». Desde entonces, empezó a trabajar para convertirse en una de las mayores defensoras de la diversidad, la salud y el ‘body positive’ en España.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MARISA JARA (@marisajarab)

Recientemente la hemos visto como imagen de la nueva colección Plus Size de ‘Levi’s’. Sin embargo, ella misma reconoce que queda mucho por hacer y que aun hay mucha falsedad sobre este tema: «Miro a mi alrededor y veo a muchas chicas como yo, pero eso no es lo que veo en la moda o en la pasarela». Por otro lado, en la misma entrevista para el diario La Razón, confesó:

«Me miro al espejo y sé que estoy más grande, pero también me veo guapa. Hay cosas más importantes que el peso y la belleza no está ahí, sino en tus valores, tu sonrisa…». Según La Vanguardia, su dieta está guiada por un nutricionista que la ayuda a cuidar de su salud. No sabemos si, además, ha tenido o tiene ayuda psicológica (algo que muchas personas necesitan tras pasar por un TCA), cosa que por supuesto nos parecería genial.

Contra las etiquetas

Al contrario de lo que pudiera pensar hace años, la modelo cree ahora que debería dejar de usarse la etiqueta ‘modelo de talla grande’: «las etiquetas no me gustan y se debería normalizar todo. Las marcas me han recriminado mi peso con 55, con 60 y con 70 kilos. El peso siempre ha sido un problema en mi vida, especialmente en el terreno laboral».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MARISA JARA (@marisajarab)

La sevillana se ha recuperado recientemente de una operación en la que le extirparon un mioma en el útero. Ahora mismo se encuentra feliz junto a su pareja, Miguel Almansa, con el que busca aumentar la familia: «Soy muy positiva y no voy a dejar de luchar por mi sueño y esto no es nada comparado con lo que he pasado», aseguró.

Si queréis ver una serie que refleje mejor el tipo de problemas derivados de la gordofobia que inunda nuestra sociedad, ‘My mad fat diary’ puede daros una mejor perspectiva al respecto:



¿Pensáis que debería dejar de usarse la etiqueta ‘modelo de tallas grandes’? ¿Por qué?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia