Contrario a lo que se suele creer, los ataques de tiburón a personas no son tan comunes. La media es de unos 6 ataques mortales al año, muy por debajo de los ataques perpetrados por otros animales que, en el imaginario colectivo, son menos mortíferos, como los hipopótamos o los elefantes.

En este sentido, Florida es, probablemente, la capital mundial de los ataques de tiburón. Y es que la gran mayoría de ellos ocurren en estas aguas (aunque, de la misma forma, la mayoría no son mortales).

Este estado americano tiene unas impresionantes e infinitas playas de arena blanca y agua cristalina que son todo un atractivo para los amantes del verano. Disfrutar de una tarde de sol y chapuzones es algo maravilloso, pero también debemos estar atentos si no queremos que nos pase algo como lo que les podría haber pasado a los protagonistas de nuestra historia de hoy.

Una experiencia ‘escualofriante’

En el vídeo que podréis ver más abajo, se aprecia cómo dos bañistas estaban remojándose en las cristalinas aguas de Florida cuando, de la nada, un tiburón apareció y empezó a nadar muy cerca de ellas, pero justo por debajo. Todo esto sin que los bañistas se diesen cuenta de su presencia.

De hecho, todo esto se ha sabido gracias al vídeo grabado por el tiktoker Connor Seitz, quien presencio la escena desde un piso 23 que daba justo a esa zona del mar. Las imágenes son verdaderamente escalofriantes.

En el vídeo puede escucharse la voz de Connor y cómo este estaba bastante preocupado por lo que estaba ocurriendo a sus pies. El tiburón cada vez se acercaba más a las chicas y estas, impasibles, nadaban como si nada ante lo que podía ser un peligro inminente.



Los testigos no daban crédito

«Oh, Dios mío. Si ella mirara hacia abajo ahora mismo, estaría…», expresaba el tiktoker impotente desde el balcón de su apartamento.

Lo peor de todo es que el tiburón parecía bastante indeciso, ya que, en un principio, pasó de largo de las bañistas… pero luego volvió: «¡Las está rodeando, mierda!», comentaba otro de los espectadores de la dramática escena.

Lo tranquilizante de todo esto es que, como bien han señalado varios usuarios, los tiburones, por lo general, no atacan, limitándose solo a nadar sin más: “Ellas pasando inadvertidas ha sido lo mejor que podrían haber hecho”, han asegurado algunas personas en la zona de comentarios. Y es que, en realidad, lo peor que podemos hacer es ponernos nerviosos y hacer movimientos bruscos que puedan asustar al animal.

Algunos usuarios criticaron a Connor por no alertar a las jóvenes… pero lo cierto es que su explicación tiene bastante sentido (sin ser yo un experto en tiburones, claro): “No queríamos causarles pánico y enfadar al tiburón”.

el vídeo ha sido todo un éxito y, en este preciso momento, acumula ya más de 27 millones de reproducciones y más de 4 millones de ‘me gusta’… que se dice pronto.

Aquí os dejamos el clip:

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta situación? ¿Qué habríais hecho en el lugar de Connor? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.