Palito Dominguín es, probablemente, una de las mayores revelaciones televisivas del año. La modelo nunca se había prodigado demasiado en el mundo de la televisión, pero, con su paso por ‘Supervivientes 2021’, la cosa ha cambiado por completo. Y es que, ahora, Palito se ha convertido en una de las supervivientes favoritas de la historia del programa.

Ella es una de las integrantes de la familia Dominguín-Bosé pero, a pesar de eso, quiso llegar al reality de Telecinco como una ‘desconocida’, con el único objetivo de que el público la conociese más allá de sus apellidos…  y lo cierto es que lo ha conseguido (y con creces).

Nadie se esperaba su expulsión, que llegó en las últimas fases del reality. Su dúo en Playa Destierro con Lola ya es historia de la televisión, por no hablar del momento en el que estas dos se despidieron, generando una de las situaciones más lacrimógenas de la historia del programa.

Ahora, ya de vuelta en España, Palito se ha ido reintegrando poco a poco en la normalidad que precedía su paso por ‘Supervivientes’… aunque, por lo visto, no todo ha sido un camino de rosas y, de hecho, todavía arrastra muchas secuelas del concurso.

Vuelta a la… ¿normalidad?

Palito ha tenido que volver a su ‘vida normal’ y eso, por lo visto, no le ha resultado nada fácil. Recordemos que, durante el programa, los concursantes tienen una dieta muy restringida, limitada a las pocas cosas que pueden encontrar en la playa. Por lo demás, se pasa mucha, pero que mucha hambre. Después de meses en estas condiciones, el cuerpo puede llegar a tardar mucho en readaptarse… y a ella le está costando.

Ha sido la propia modelo la que ha contado a sus seguidores de Instagram lo que le está ocurriendo: “Desde que llegué de la isla, la comida me sienta bastante mal, muchas de las comidas. He pensado en quitarme de harinas y ver si las cosas sin gluten me sientan mejor porque la pasta me sienta fatal, la bollería también”, comentaba la hija de Lucía Dominguín.





Y lo más curioso de todo es que, a pesar de que ahora puede comer lo que sea, hay momentos en los que la mente le juega ‘malas pasadas’: “Llevo todo el día pensando qué quiero comer y no sabía qué era lo que me apetecía de verdad. ¿Y sabéis qué era lo que me apetecía? Arroz blanco con almendras. ¡Manda huevos! Lo que he estado comiendo tres meses”, contaba entre risas.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Palito? ¿También habéis sido víctimas de vuestra propia dieta? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥