Paula (@paulitadinamita93) y Jorge (@jorgekoke___lapampara) transformaron anoche el restaurante del amor de First Dates en un lugar lleno de pasión en el que el sexo era el principal tema de conversación. Paula, cordobesa de 27, se definía como fan del número 4. «Me gusta el número cuatro y me gustaría tener cuatro hijos, me gusta echar cuatro polvos al día o masturbarme cuatro veces al día si no hago el acto sexual«, señalaba a presentarse. En el amor le había ido «regular» y ahora buscaba una persona que fuera compatible y le llenara en todos los sentidos.

Frenar… para volver a empezar

Lo que más valoraba ella: que fuera activo sexualmente. «Yo no acabo cansada, es que a mí me gusta mucho«, confesaba. Pero no a todas horas: «También que le gusten las películas y las series, porque cuando llueve o hace mal tiempo pues me gusta estar con la mantita, aunque luego acabe en otra cosa«.

Su cita iba a ser Jorge, más conocido como ‘La pampara’ porque «se nota prendío, un chaval caliente, con buena vibra, con ganas de más y a por todas«. Llegaba al restaurante en busca de una mujer que le respetara y le calmara y, sobre todo, «que fuera tan caliente como él en la cama«.

El sexo, en lo más alto

De primeras ya se notaba que existía conexión entre ambos y la cosa iba a ir a mucho más. Ella, desde el primer momento, quiso ser muy clara con él: «mi primer requisito es que sea activo sexualmente«, a lo que él le respondió que «en la cama era un toro«. «Al día lo puedo llegar a hacer 2-3 veces«, detallaba él. «Está bien, mi mínimo es 4-5 pero…«, le comentaba ella. ¿Acabarían de encajar?

Ya en la mesa, empezaron a conversar para conocerse un poco más. «Me lo he imaginado desnudo y ya me he imaginado que calza bien«, decía ella en una sala aparte. Y es que entre ambos la conexión sexual era intensísima. «Me encanta el sexo duro. Me encanta hacer el sexo, soy un hombre muy caliente«, confesaba Jorge. «El toro extremeño es bastante caliente, tiene mucha fuerza y viene con todo«. Paula estaba encantada de escuchar sus palabras: «Eres como yo, todo salvaje, todo cerdo«.

Altísima tensión sexual

Y es que Paula no dudó en hacer una confesión muy íntima sobre lo que le haría a Jorge: «A mí me encantaría echarlo en la cama, untarlo de macarrones con su salsa de tomate y chuparlo desde el dedo gordo del pie, hasta el último pelo de la cabeza, lo chuparía«.

Ambos sentían el calor en la sala, y cuando Matías les invitó a bailar al ritmo de Camilo, la temperatura ya estaba por los aires. Paula y Jorge empezaron a bailar de forma muy caliente y ella no dudó en explicarlo en la sala: «El bulto estaba no muy pronunciado pero pronunciadito. No estaba del todo pero se pronunciada«. Él no lo negaba: «Me pone super ardiendo, super caliente. Me hace desatar a la bestia que llevo dentro«, explicaba él. Al final, ambos se fundían en un beso.



Después tocaría terminar la cita en el reservado y no haría falta ni que los productores del programa les preguntaran si querían segunda cita.

NO OS PERDÁIS LA CITA A CONTINUACIÓN:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro