Es increíble que, a pesar de que ya ha pasado más de una semana desde que Pablo Díaz se hizo con el bote de ‘Pasapalabra’, todavía estemos descubriendo secretos y curiosidades de ese histórico momento… y es que a los seguidores del programa no se les escapa un solo detalle, como podréis comprobar a continuación.

Algo no encajaba

El problema surgió básicamente cuando unos seguidores se dieron cuenta de que algo no encajaba: las imágenes emitidas por Antena 3 el día que Pablo ganó el gran premio no correspondían del todo con aquellas que  se podían ver en el perfil de Instagram del presentador y que este había compartido como adelanto al gran momento… ¿Qué estaba pasando? ¿Era todo un montaje? La respuesta, en realidad, es mucho más técnica (aunque algo confusa): el programa grabo el rosco dos veces.

Para detectar todo esto tenemos que fijarnos muy bien en las imágenes: en las emitidas por el programa, hay un pequeño corte entre la respuesta del concursante y el ‘sí’ del presentador. El motivo de esto lo aclaró la periodista Paula Hergar de Los40: el programa graba la mayoría de roscos dos veces para que las respuestas dadas por los concursantes queden correctamente verificadas.

Se trata de un método algo tosco, pero necesario para que el programa pueda cubrirse las espaldas a la hora de determinar si una respuesta es correcta o no… y es que ya os podréis imaginar la que  se montaría en redes sociales si, por lo que sea, fallan (de hecho, esto ya pasó y las consecuencias fueron catastróficas).

La cuestión es que el concursante da todas las respuestas correctas y, una vez verificadas por parte del programa, se pasa a grabar una segunda vuelta en la que ya se tiene la certeza de que todo está como debe estar.

No hay nada fingido

En este sentido, el programa emite las respuestas dadas por el concursante la primera ronda y, mediante el montaje, se colocan las verificaciones dadas por Roberto Leal en la segunda ronda. ¿Qué quiere decir esto? Pues que la reacción de sorpresa y nerviosismo de Pablo era totalmente genuina, aunque la respuesta del presentador se grabó en una segunda ronda… y de ahí el misterioso corte.



Hay que decir que esto no es ningún tipo de ‘montaje’ si es que lo entendemos como una especie de trampa, pero sí es una forma de que, de cara al espectador, todo quede más ‘televisivo’ y ordenado. Cabe destacar también que estos programas están todos auditados por organismos oficiales, por lo que mentir de esta forma sería algo muy grave.

Aquí os dejamos el momento para que podáis observar el corte con mayor detenimiento:

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Os habíais dado cuenta de esta diferencia la primera vez que se emitió el programa?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: AS.