Sergio Ramos se ha ido del Real Madrid. Lo que venía siendo un secreto a voces esta temporada ha acabado por cristalizar hace unas semanas, cuando el club y el jugador llegaban al acuerdo de que no llegaban a ningún acuerdo, por lo que se ponía punto final a la relación que había mantenido desde hacia ya 16 años, y que había llevado a Sergio a ser el capitán del equipo desde la marcha de Iker Casillas.

El anuncio de la ‘ruptura’ dio pie a otro melón todavía más gordo: el destino del futbolista. Y es que sonaron muchos equipos de todo el mundo, pero había uno que estaba en todas las quinielas y que, finalmente, ha sido el escogido por el jugador para llegar a un acuerdo: el PSG.

Se cierra una etapa

El club francés ha hecho público hoy su fichaje y, con esto, podemos dar por cerrado el que, sin duda, ha sido el culebrón futbolístico del año (con perdón de la Superliga, que murió antes de nacer).

Ramos ha firmado un contrato por dos años, para cuando tenga 37 y, probablemente, se retire de forma definitiva del mundo del fútbol (aunque esperemos que no, porque nunca es bonito que se jubile un jugador de ese calibre).

La cuestión es que vestirá la camiseta azul del club francés y portará el número 4, el cual estaba hasta hace poco adjudicado al jugador Thilo Kehrer al que, probablemente, todo esto le hará bastante menos ilusión que al jugador sevillano.

El tema de nunca acabar

Para anunciar este fichaje, el PSG ha publicado un breve vídeo en sus redes oficiales en el que, como veréis más abajo, se muestra a Sergio ya vestido con la equipación del club. Todo es muy épico… menos por el hecho de que, al final de todo, el actor se dirige a su nueva afición en francés: “Ici c’est Paris”, que no es otra cosa que el lema del club “Aquí está París”.

Ya sabéis que con Ramos siempre ha habido mucha guasa con el tema de sus acentos al hablar en otros idiomas… y, en este caso, como ya habréis visto, no ha sido una excepción: Internet se ha vuelto a llenar de memes.



El jugador pronuncia la frase “Ici c’est Paris” con un claro acento español, y esto no ha pasado desapercibido por nadie.

Ha sido inevitable, por ejemplo, recordar el mítico vídeo de Emery hablando (o intentándolo) francés después de que este mismo equipo, el Paris Saint-Germain, lo fichase como entrenador: a pesar de que se esfuerza, llega bastante justito (por no decir que apenas se entiende nada). Eso sí, el vasco no se cortó ni un pelo a la hora de expresar todo lo que se le pasó por la cabeza.

Aquí os dejamos el vídeo de Ramos:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta nueva faceta francesa de Ramos? ¿Creéis que la pronunciación es tan mala como dicen? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.