Rocío Delgado es presentadora de la segunda edición del informativo de Telemadrid (que se emite de lunes a viernes a las 20:30h) y, desde finales de enero, del programa dominguero ‘Desmontando Madrid’, en el que se dedica a descubrir la historia, cultura y patrimonio de diferentes rincones de la capital mientras pasea por sus calles. Además, durante la pandemia, estuvo al frente del especial ‘Juntos’.

Así, convertida en una de las caras más recurrentes de la cadena autonómica, acompaña a diario a miles de madrileños y madrileñas en sus hogares. Sin embargo, cuando sale de plató, Rocío es una ciudadana más. El pasado lunes, según explicaba en su propia cuenta de Twitter, lo comprobó de la peor manera posible. Fue después de presentar la segunda edición del telenoticias, cuando regresaba a su casa tranquilamente -como cada día- hasta que se topó con un grupo de hombres.

El episodio de acoso

El relato en forma de tuit acumula ya 42.500 ‘me gusta’ y 7.092 ‘retuits’. En él puede leerse: «Volver tranquilamente a casa distraída mirando el móvil. Que un tipo rodeado de colegas te bloquee el paso y te diga que quiere hablar contigo. Respondes que te deje en paz y sigues andando mientras escuchas ‘qué rancia eres, zorra’ y risas. Pensar, menos mal que es de día. Asco». Desgraciadamente, lo que vivió la periodista no es un caso aislado y, además, tiene nombre y apellidos: acoso sexual callejero.

Precisamente porque es algo que hemos vivido (y vivimos) a diario todas o casi todas las mujeres y las personas de orientaciones e identidades LGTBIQ+, mucha gente la comprendió y le mostró su apoyo en las redes a la vez que reflexionaba sobre la raíz del problema:

Machismo normalizado

Tal y como revelaba en 2019 el informe «(In)Seguras en las calles», el acoso sexual callejero es el principal riesgo de seguridad al que se enfrenten las niñas y las jóvenes de todo el mundo. Está tan normalizado que solo el 10% de las mujeres lo denuncian. Pero… ¿Cuáles son sus causas?



Aunque muchos se empeñen en negarlo, la educación sexista (recibida a través de diferentes instituciones, como pueden ser el colegio o los medios de comunicación) hace que los hombres se construyan en base a una masculinidad tóxica que les lleva, entre otras cosas, a creerse con el poder de interferir en el camino de una mujer para violentarla con la finalidad de reforzar esa misma masculinidad a través de la aprobación y el vínculo con el grupo de amigos.

Con respecto al tuit de la periodista, otras personas han señalado los mensajes “machistas, racistas y homófobos” que se transmiten a través de la cadena en la que trabaja Delgado. Mensajes que ayudan a crear y a difundir discursos de odio que forman parte de la base del iceberg del machismo, en cuya punta encontramos las violaciones y los asesinatos. Cabe recordar, por cierto, que la ley del PP para controlar Telemadrid saldrá adelante este jueves gracias a la abstención de Vox.

¿Qué creéis que resulta necesario para acabar con esta lacra social?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.